SEGUINOS

POSADAS

La Justicia dio en guarda a una tía a las hermanas que denunciaron a sus padres por maltrato

Dahiana Belén (17) y Micaela (14) quedarán en forma provisoria en la casa de una tía quien había dado amparo tras la salidad de ambas de la casa de sus padres. Como lo publicó /n6 las hermanas fueron el Palacio de Justicia para realizar en el Juzgado de Familia una presentación en la que solicitaron la guarda y quedar en casa de su familiar con quien viven desde la semana pasada. En sede judicial denunciaron maltrato familiar desde muy chicas, ya sea físico como psicológico. Dijeron que prefieren quedar en un Hogar de menores antes de volver a la casa de sus padres. Según relataron, las agresiones de sus progenitores se efectuaban a través de golpes con las manos y elementos contundentes, como cuchillos, varas. “O insultos que a veces lastiman más”, dijo una de ellas quien reveló que hasta tuvo intentos de suicidio además de haber padecido durante meses una semi parálisis que la dejó postrada en silla de rueda.

“Con mi hermana pensamos que los dos -padre y madre- quieren repetir historias que ellos vivieron pero no se dan cuenta que están quemando etapas de nuestra vida”, comentó la mayor.



Daiana recordó que en 2009, por los golpes y los nervios, sufrión una parálisis parcial quedando en tres meses en silla de ruedas. Debía completar un tratamiento de rehabilitación que quedó trunco.



 



Según relató, tres minutos con sus padres dura una charla normal y luego comienzan los insultos. “No entendemos, no salimos a ningún lado, es como si ellos traen los problemas del trabajo a casa”, lamentaron.



 



Las hermanas aseguran tener un buen rendimiento escolar, además de tener escasas salidas. “Trato de enfocarme en los estudios y no pensar en el problema”, sostuvo la adolescente mayor.



 



La madre había llegado con la policía de la Comisaría de la Mujer, de la zona de Fátima, hasta la casa de la tía para llevarse a las chicas quienes recibieron ayuda de la Dirección de Violencia Familiar. “La oficial dijo que el 102 no servía para nada, que no pinchaba ni cortaba. Nos querían llevar forzadamente a casa con nuestros padres, algo que no queremos”, afirmó.





 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas