SEGUINOS

POSADAS

La Justicia tiene la oportunidad de reencontrar su camino

En estos días los ciudadanos misioneros, ven gracias al poder político, cómo los integrantes de corporación de la justicia, rinden cuenta de sus inconductas. Con gran expectativa, los vínculos asociados al conocido caso de “escuchas ilegales”, comienzan a desentrañar las asociaciones ilícitas de los políticos de los 90, con empresarios, y sus servidores. Los ex jueces, han sido juzgados por su accionar, eso da oportunidad al Poder Judicial para buscar nuevamente el camino del que ha sido desviado.



Es consecuencia del subdesarrollo?  La falta de justicia, analfabetismo, proletariado, indigencia, etcétera. No, más bien ha sido pergeñado con el poder político de años anteriores, pero llegando a su máximo en los 90: los Jueces y Ministros, que hoy deben rendir culto a sus capangas, los empresarios, candidatos a presidentes, diputados, medios de comunicación etcétera. Como ha sido el vaciamiento de nuestros recursos fiscales, ahora son representantes de la evasión y elusión fiscal.



 



 El gobierno misionero ha cumplido desde la política en cada uno de los aspectos: economía, educación, salud. Pero el poder de la justicia ha fracasado; sus huellas quedarán marcadas en el pueblo misionero, mas allá del año 2030. Por caso basta mencionar, la deuda publica, desguase de las empresas del Estado, degradación del salario publico, dejando a Misiones al borde del abismo, y sus consecuencias debido a los contubernios que día a día despojan a ciudadanos de sus bienes y libertades, en honor a la corrupción y amigos del poder: son tan pillos los jueces como sus acólitos abogados que hacen la corte.



 



Late aún la oportunidad perdida de la mega estafa, cuyo chivo expiatorio fue la doctora Graciela Salvado de Sotelo, deteniéndose la investigación (del destituido juez Rey!!!) cuando había mucho más por descubrir (entre jueces y camaristas). Estas oportunidades son extraordinarias y su aparición se da cuando es inevitable, (la actual se la debemos a problemas políticos de la City porteña con secuelas en la provincia). Tenemos una nueva oportunidad de purificación iniciada con los dos jueces penales depuestos.



 



Si enumeramos en importancia las libertades del hombre podemos hablar de la ambulatoria, la personalidad y la patrimonial. Habiéndose investigado el primer nivel (ambulatoria), restan las dos prenumeradas y he aquí el mayor desafío de la política: no detenerse tal como en la mega estafa. El vandalismo jurídico alcanza a ambos estratos citados, sería positivo llegar al segundo nivel, los juzgados de familia. Misiones es la capital de ventas de criaturas, cosa que tampoco fuera investigada rigorosamente (igual que la mega estafa, un chivo y listo).



 



Se ven mujeres desconsoladas a la salida de los Juzgados de Familia donde se priva de patrias potestades, tenencias y quien sabe qué atrocidades jurídicas a pobres pobladoras incapaces de relaciones políticas, económicas o jurídicas. Hay un caso emblemático: los diputados elegían juez de familia de primera instancia, corría el 21 de junio de 2002 siendo las 21:00, la mayoría ya estaba echada, el cargo signado y el miembro informante de la comisión por la minoría se esmeraba en convencer, vanamente a  la mayoría automática de la inconveniencia de esa futuro juez (en ese momento defensora oficial Nro. 4). Por las cuantiosas denuncias referidas a su “falta de objetividad y de ecuanimidad en su labor”. Fue juez y hoy se confirma el preámbulo del informante.



La juez, aparentemente negoció un fallo con un conocido (hoy ex) diputado provincial miembro del Consejo de la Magistratura, éste le votaba para la terna como camarista en Oberá y aquella daba favorable un fallo en un juicio de alimentos (¡que el diputado le inició a una abogada del medio!,caso extraño). La abogada con pocas pulgas denunció ante Cámara y Consejo de la Magistratura la deleznable maniobra de que entre el fallo (ultra petita) y la votación ternada no hubo más de veinte días (siendo obligación del diputado excusarse de votar o la jueza de fallar, cosa que no hicieron). El Consejo para la Magistratura se ocupó en tapar y desaparecer pruebas del arreglo y luego la Cámara consideró inexistente el contubernio y la recusación de la jueza, (lógico, el poder de las corporaciones puede torcer el derecho “en fallos de equidad”). El expediente transitó varios juzgados  hasta que la Cámara condenó a la abogada demandada a continuar el litigio en el juzgado de la precitada jueza (especie de castigo). La abogada ha seguido litigando no solamente contra el diputado sino contra la jueza, jefe de despacho y demás subalternos. Despreciables situaciones risibles (no para la abogada) se han planteado, porque el juicio sigue… como ser cuando el diputado confesó poseer empresas apócrifas con las que contrata con el Estado y pedida la denuncia penal a la jueza (obligación legal) se excusó, o cuando para ocultar tales empresas la jueza “relevó” a una escribanía muy importante del medio de presentar copia de todos los poderes (obrantes en los libros de protocolos). Lo simpático de estos casos impunes es que son los que más reclaman “justicia” cuando se los despide por incumplimientos, conforme accionar de la ley (caso emblemático: ex fiscal de Estado, Winckström)



 



Ni el Consejo de la Magistratura funciona (en realidad si pero no para los fines publicados, ya lo advirtió oportunamente el Colegio de Abogados, y es evidente con el caso aludido). No parece existir moralidad en el ejercicio de ciertas judicaturas. Merece señalarse la cantidad de  abogados deshonestos que desmerecen la matrícula y la profesión – tampoco actúa el Tribunal de Etica- y  que colaboran en estas injusticias a cambio de alguna  retribución ( (Por ejemplo el caso de conocido abogado que esperó junto con la familia el allanamiento en casa del ex juez Rey, ¿se habrá excusado en el pasado por amistad manifiesta de actuar en casos frente al juzgado de quien ahora está a disposición de la Justicia?). Es tiempo de cambios: quien quiera oír que oiga, quien quiera investigar, investigue.-



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas