SEGUINOS

POSADAS

La misionera que ayudó a desbaratar una red de trata en Santiago del Estero fue amenazada de muerte

Los sorpresivos allanamientos en los prostíbulos de La Banda, Fernández y Las Termas, que se iniciaron en la noche del martes y se extendieron hasta las nueve de la mañana del miércoles, no sólo permitieron detener a sospechosos de mantener secuestrada y obligar a prostituirse, bajo amenazas de muerte, a una joven de Misiones, sino también se logró rescatar a cuatro mujeres que se habrían encontrado retenidas en un local nocturno de la ruta provincial 51, revelaron fuentes ligadas a la investigación. Suman siete los detenidos. Se secuestraron gran cantidad de armas, dinero en efectivo y vehículos, entre otros elementos probatorios del delito de Trata.

Las chicas, de entre 19 y 35 años, fueron entrevistadas por personal especializado del gabinete de Asistencia y Rescate a víctimas de trata de personas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, quienes lograron contener a las mujeres para que contaran todo lo que sucedía en el burdel denominado Negro el 20, indicaron los voceros.



Tal como informó EL LIBERAL en la edición de ayer, los procedimientos se concretaron, luego de que una misionera denunciara en su provincia que se había escapado de dos de sus ‘custodios’ que la habían llevado desde La Banda hasta Misiones para visitar a su familia y regresar inmediatamente. La joven reveló ante los uniformados de una comisaría que era amenazada de muerte para que no develara que era obligada a prostituirse.



La Justicia Federal ordenó la detención de los dos individuos que acompañaban a la mujer en un vehículo y comenzó a realizar los trámites para allanar y detener a los supuestos responsables que la habrían retenido en el local nocturno bandeño. Esa denuncia terminó en los procedimientos realizados ayer a la madrugada, entre Trata de Personas de Misiones, Gendarmería de Santiago del Estero y la División Trata de Personas y Dirección Drogas Peligrosas de la Policía santiagueña.



En los dos burdeles de la ruta 51, los uniformados secuestraron documentación y una computadora, donde supuestamente se detallaba los ‘pases’ y las bebidas que consumían las chicas con los clientes; además de varias cajas de preservativos. En el lugar, se encontraron cámaras fotográficas que podrían contener imágenes que sirvan para la causa y chips de celulares, en las que se podía observar una larga lista de números telefónicos que serán analizados por los investigadores para establecer si facilitaron y promocionaron la prostitución.



En Las Termas, los uniformados descubrieron a tres mujeres, que serían de origen paraguayo, quienes también se entrevistaron con el gabinete especializado  del Ministerio de Justicia de la Nación. (elliberal.com.ar)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas