SEGUINOS

POSADAS

La pequeña, rescatada por su abuela, murió tras larga agonía

Leopoldina Ojeda arriesgó su propia vida para salvar la de su nieta Pamela Soane (12), que había quedado atrapada en medio de las llamas al prenderse fuego la casa. Los padres no estaban, habían llevado a otro hermanito menor al Hospital. Ella esta sola y su abuela que vivía al lado, escuchó una explosión; los gritos de la nieta y no dudó en desafiar las llamas. Rescató a la pequeña, pero tenía más del 40 por ciento del cuerpo quemado. Fue trasladada al Hospital de Pediatría Fernando Barreyro, donde falleció el viernes a la noche.

Los restos de la niña, que con su familia vivía en el barrio San Marcos, fueron velados en el salón de Santiago del Estero casi Félix de Azara.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas