SEGUINOS

POSADAS

La persistencia de la protesta de docentes desnuda interna gremial y partidaria

Ahora que el acuerdo del Gobierno con la casi totalidad de los gremios docentes –sólo uno se negó a participar- hasta superó el monto de aumento pedido por los educadores, llevando el básico a 850 pesos más otros 100 de adicional remunerativo y bonificable, se ha puesto en evidencia que en la base de toda la demanda hay una fuerte puja sindical, con no menos definidas pertenencias partidarias. Los chicos están en el medio, inconsultos rehenes que pierden días de clase, allí donde paran los docentes. Las voces solitarias de las directoras de las escuelas secundarias grandes advirtiendo las dificultades de la adolescencia, la necesidad del compromiso y acompañamiento de los educadores, fueron las últimas que se escucharon cuando la persistencia del activismo.

Porque la decisión oficial hasta sacó a Misiones del puesto 20 en un ranking conformado por todas las provincias y la situó en el lugar 14 de salarios docentesSin embargo, están pesando más que estas buenas nuevas –al menos en un sector- la proyección que ejercen hacia atrás las elecciones generales del año que viene y las de la renovación de autoridades del gremio mayoritario –la Unión de Docentes Provinciales de Misiones-. Son estas compulsas electorales las que se muestran en la base de sustentación de las figuras que se mueven en el nivel de la dirigencia –todas ellas mujeres-.



 



Así el acuerdo con el Gobierno fue alcanzado popr la Udpm de la diputada nacional Stella Maris Leverberg, una figura de la renovación, que se ubica al flanco del gobernador Maurice Closs. Este gremio tradicionalmente actuó como un bastión del radicalismo hasta la aparición del Frente Renovador y los entonces movimientos justicialistas nunca alcanzaron los votos suficientes para acceder a la directiva. Como le viene ocurriendo ahora a Compromiso con las Bases que comporta el movimiento interno –como otrora lo fuera el Motem, por caso- más definido y con mayor número de adherentes pero que no logra las sufragios suficientes como para imponerse a Adomis (Asociación de Docentes Misioneros) la agrupación que sostiene a la diputada nacional.



La figura saliente de Compromiso es Mónica Gurina una dirigente que proviene del puertismo. Fue inclusive convencional por el No en los comicios por la reforma constitucional y un tiempo atrás –el año pasado- se había ubicado en las esferas de la CTA, vista la pérdida de seguidores que sufría la mencionada línea interna docente.



 



Tampoco alcanzaba perfiles provinciales la línea Alfredo Bravo de Mariana Lescafette, que tiene presencia casi exclusivamente en la zona Norte de la Provincia –Montecarlo, Eldorado, Iguazú-, que reconoce identificaciones con el Partido Socialista del diputado Mariano Díaz y puntos de contacto con CTA. También la Unión Docentes para Nueva Argentina Misiones (Udnam) de Estella Genesini tenía pocos adherentes y su actual titular que proviene del lozinismo (Estaban Lozina, ex diputado renovador, presidente de la Legislatura y titular de Emsa, devenido en secretario del consejo superior de la Unam) había desbancado a una histórica María Pletz, cercana al puertismo.



 



No se conoce militancia partidaria de Mirta Chemes, titular de la Unión Docentes Argentinos (UDA-Misiones), aunque ahora que participa de la paritaria provincial sus detractores la consideran cercana a la Renovación. En tanto, el titular de Sadop, Juan José Kudjunzic, que fue considerado cercano al puertismo, ha asumido ahora una postura independiente y se ha movido en función a los reclamos de los afiliados.



 



De hecho, la situación docente se mantenía en calma, tal como venía sucediendo los últimos años, con una gestión de acuerdo y progresivas recomposiciones salariales, después de 14 años que no se modificaran estos haberes. Gestión que Udpm consideraba exitosa, al igual que Adomis y que reivindicaban como propia una y otra vez. Es que por tener personería gremial provincial era el único gremio que se sentaba a la mesa de las negociaciones.



 



Aparentemente esta visión unilateral fue la que movilizó la primera huelga docente que se dio en los últimos siete años, con una adhesión no demasiado mayoritaria pero que sí alcanzó a las grandes escuelas secundarias –normales, técnicas y de bachillerato- de la Provincia. Fue entonces cuando cobraron un espacio que hasta ese momento no tenían gremios como UDA y Sadop, una asociación gremial como Udnam, corrientes internas como Compromiso con las Bases y Alfredo Bravo. La apertura del Gobierno llamando a concertar que encontró eco en UDA y Sadop fue desconocida por las otras vertientes. Así se llegó al acuerdo final de recomposición del básico, con un adicional remunerativo, a la paritaria ampliada a sectores sindicales constituidos como tales. Y al mantenimiento de las tratativas para la segunda mitad del año. Podrá seguir avanzándose en cuestiones laborales y sindicales.



 



A las demás agrupaciones casi no les queda espacio para reclamar, pero siguen haciéndolo con convocatorias a nuevos paros, cortes de ruta y mensajitos por e-mail exhortando al mantenimiento de la huelga. Hay quienes dicen ya en las mismas escuelas que se está sólo con el activismo puro de algunos. De hecho hoy se vio a unos pocos docentes con la CCC y el Comando Verón para “hacer número” en la plaza 9 de Julio.



 



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas