SEGUINOS

POSADAS

La política puede oxigenarse, replantear debates, responder al bien común

Las definiciones –queridas y no queridas- en el plano político fueron protagonistas en la escena pública de cara a las elecciones provinciales del 26 de junio. Y mientras la fuerza en el gobierno volvió a mostrarse cohesionada, ahora tras la candidatura del gobernador Maurice Closs para un nuevo período, en la oposición la dispersión se profundizó con una ulterior crisis y fraccionamiento del Partido Justicialista.

Fue unánime la decisión del Partido de la Concordia Social de ratificar la candidatura de Closs en la reunión de sus referentes realizada el miércoles en horas de la noche. No menor reconocimiento recibió la vicegobernadora Sandra Giménez, aplaudida de pie por los asistentes. Había un extendido convencimiento que cada uno de los integrantes de la fórmula gubernativa cumplió con el rol que asigna a los mandatarios la Constitución. En el caso de la vicegobernadora se hacía notar que no tiene antecedentes en cuanto al papel desempeñado. Excepción hecha del breve período de la ex vice gobernadora Mercedes Oviedo. El cumplimiento del mandato es también una cuestión no menor para esta fuerza política. Porque se ha preocupado por sanear la institucionalidad de la Provincia, con un pleno funcionamiento de los tres Poderes del Estado, clausurando le período de enfrentamientos estériles y obstructivos practicados por una parte de la oposición. La conducida por el senador Luis Viana, el mismo que hoy protagoniza los graves enfrentamientos internos del Partido Justicialista -que conduce por designación “a dedo”-, y cuya proclamación como candidato a gobernador por parte de un grupo minoritario terminó alejando definitivamente a los intendentes peronistas que irán por fuera del PJ a las elecciones del 26 de junio.



 
Fue Viana el que condujo aquellos enfrentamientos con el Poder Ejecutivo que ejercía Carlos Rovira, desde la presidencia de la Cámara de Representantes a cuyo frente siguió a pesar de ser el Frente Renovador el gran ganador de las elecciones del 2003. E impidió, también, que Sandra Giménez fuera la titular de la Legislatura como es de práctica. Detrás de la escena estaba el ex gobernador Ramón Puerta, que no sólo había pretendido gobernar desde el llano sino que intentó evitar que Rovira fuera por la reelección en el 2003. El quería volver al Gobierno provincial. Esa sociedad ha regresado, la de Puerta con Viana. El senador tuvo que blanquear sus secretas reuniones diseñando estrategias antiK y antiR.



La aparición del Frente Renovador en el 2003 planteando una transversalidad que aún hoy mantiene –casi sin equivalentes a nivel nacional- fue poniendo fin a una práctica política rechazada por la mayoría de la ciudadanía, consistente en “chicanas” inconducentes; en debates que siempre soslayaban cuestiones centrales. Claro que este nuevo perfil demandó de una conducción que fue generosa cuando llegó el tiempo que ceder el paso al otro integrante de la  directiva. Inclusive fue Rovira el que primero en proponer la reelección de Closs. Ambos mantuvieron la cohesión interna y no se apartaron de los objetivos trazados, más allá de las constantes “interpretaciones” de disidencias y fracturas que imaginaba buena parte de la oposición. Hasta la oposición salida de las propias filas como la del ex vicegobernador Juan Pablo Tschirsch. Un exponente de los vice que alteran los compromisos que los llevaron al cargo y terminan desprestigiando un espacio de poder del que llegó a decirse que sólo era lugar para “floreros”.



Justamente, la ratificación del modelo presentado ya en el 2003 y profundizado en los años siguientes es otra característica que distingue a la Renovación. Al electorado no se le deparan sorpresas, lo que se dijo antes de acceder al gobierno se mantiene una vez en la gestión. Era tradicional aquella frase: “los gobiernos latinoamericanos suben por la izquierda y bajan por la derecha”.



Ratificación del modelo que también se está planteando a nivel nacional. “Una gestión que apoyamos en las buenas y en las malas” recordó Closs criticando a los que se cuelgan del Ejecutivo nacional en procura sólo de beneficios personales. “La Renovación es el proyecto político que apoya a Cristina”, puntualizó. La Presidenta ha sido, además, la que contempló obras para Misiones, escuchó sus pedidos y acaba de mantener a un misionero al frente de otra de las entidades que tiene en sus manos proyectos de represas. El director ejecutivo por la Argentina de la Entidad Binacional Yacyretá (Eby) Ocar Thomas acaba de ser designado en la Comip, del proyecto Corpus, mientras que el año pasado lo fue en la Comisión Mixta de Garabí-Panambí.



Justamente a propósito de represas, el presidente de la Legislatura decidió ponerle punto final al uso electoralista de cuestiones que conciernen al central interés provincial y presentó un proyecto para hacer obligatorios los plebiscitos cada vez que se proyecte un emprendimiento hidroeléctrico en Misiones. Fue más allá previó que, de ahora en más, la Provincia sea resarcida por el uso de los recursos de su propiedad con porcentajes de energía en concepto de regalías. Un 30% de lo que se produzca. De ese total un 60% deberá destinarse a la Provincia, un 35% a los municipios y el 5% restante a los pueblos originarios y organizaciones ambientalistas. Por primera vez se tienen en cuenta las comunas –eternas convidadas de piedra-, así como los pueblos originarios y hasta las organizaciones ambientalistas que trabajen a favor de la preservación de los recursos misioneros.



Desde la oposición ya hubo adhesiones a la iniciativa. El vicepresidente primero Diego Sartori consideró “oportuno” debatir “primero en torno de beneficios, porque somos nosotros los que tenemos el recurso” y ver luego el proyecto nacional. Su par Fabiana Perié –con quienes inclusive están trabajando en un armado político para las elecciones de junio, aunque sin candidatura a Gobernador-, destacó que se aparte el debate de un tema central como éste del año electoral, para evitar que se tiña de pretensiones partidarias que nada tienen que ver con el interés general de Misiones.



Por otra parte, cabe advertir que las organizaciones ambientalistas deberán actuar con criterio propio –no impuesto por Europa o Estados Unidos-, visualizando que Misiones ha venido respondiendo a los desafíos de equilibrar la ecuación desarrollo-preservación ambiental. En ese sendero debería continuarse para evitar que el crecimiento se detenga en aras del quietismo que plantea la “conservación” sin evolución, o que, por el contrario, la expansión de la actividad económica vulnere las riquezas naturales.



En el ámbito político de la Renovación hay intención de acentuar la convocatoria y participación de los jóvenes, sobre todo en los sublemas municipales, buscando recambios en los cuadros dirigenciales, con nuevos criterios y perspectivas. Con entusiasmo. Porque las sociedades necesitan también del entusiasmo, de la buena onda para llevar adelante emprendimientos enderezados al bien común. El filósofo y escritor indio Rabindranath Tagore decía: “dormía y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir… y el servir era alegría”.  



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas