SEGUINOS

Economía

“La Reforma Previsional afecta claramente a las mujeres”

Así lo recalcó la doctora en Economía, Mercedes D´Lessandro, en diálogo con C6Digital. “En Argentina hay muchas mujeres que toda su vida fueron amas de casa, algunas por elección y otras porque no tuvieron otra alternativa”, dijo. En ese sentido, detalló que ellas no aportaron al sistema previsional “porque el empleador no las insertó allí o tal vez no había mecanismos para hacerlo.  Ahora no pueden jubilarse y sólo pueden acceder a una pensión universal de unos seis mil pesos que no alcanza para vivir”.

Al respecto, aseguró que “es importante que todos aportemos pero sería importante que hagamos respetar las leyes y que los trabajos informales pudieran empezar a ser más formalizados, así terminamos con la precarización”.

Afirmó que actualmente el 76% de las empleadas domésticas no están formalizadas. “Antes las moratorias de la jubilación permitían que las personas que no tenían aportes pudieran ingresar al sistema y ahora no tienen esa posibilidad”, explicó. Comentó que el 73% de quienes se jubilaron con la primer moratoria fueron mujeres y en la segunda el 86%.

Sobre su libro “Economía Feminista”, señaló que uno de los temas que la impulso a escribir fue la distribución asimétrica de las tareas del hogar. “Ser ama de casa implica un trabajo gigantesco de mucho tiempo en la rutina cotidiana. Para muchas mujeres termina siendo una doble jornada laboral, porque trabajan en sus casas y luego afuera. Administrar esas 24 horas del día es complicado”, subrayó.

“Mi público es la mujer lucha por laa igualdad y ser reivindicada. En el libro planteó las desigualdades económicas. Hay en el país mucha gente que concentra la riqueza y la pobreza está en las masas poblacionales. Eso es el foco de la economía. La desigualdad se va amplificando. El feminismo busca la igualdad de género”, sostuvo.

Empleo: a las mujeres les cuesta más conseguir trabajo que los hombres

La economista precisó que “hay un 21% de desempleo en mujeres menores de 29 años mientras que la media en el país es del 7%. En igualdad de condiciones siempre los que contratan prefieren a los hombres, porque a la mujer la ven como una futura mamá que se va a tomar tres meses de licencia de maternidad”.

A su vez, invitó a repensar las estructuras laborales. “Estamos atados a una jornada de ocho horas que la tenemos hace 200 años. Hay que pensar en nuevas estructuras. Tenemos que reducir las horas y mantener el mismo salario”, indicó.

 

Disertación a sala llena en el Parque del Conocimiento 

La Doctora en Economía y autora del libro “Economía Feminista: como construir una sociedad igualitaria (sin perder el glamour)”; brindó este martes una conferencia denominada “Lo personal es político: del trabajo doméstico a las políticas públicas”.

El Teatro de Prosa del Parque del Conocimiento llenó su sala, con más de 250 asistentes a la charla de la economista posadeña Mercedes D’Alessandro, quien propone un análisis de la economía con perspectiva de género, estudiando las desigualdades estructurales entre mujeres y hombres en el proceso de producción social.

El evento fue organizado por la vicepresidenta Primera del Concejo Deliberante Natalia Giménez, en conjunto con la Dirección de Equidad de Género del Municipio, el Parque del Conocimiento y el programa provincial Conozco Misiones.

Giménez explicó que propuso la actividad porque “trabajo en la política para buscar una manera de subsanar las desigualdades sociales, y hay desigualdades profundas que afectan de manera distinta a las mujeres y los hombres. La mirada siempre crítica de Mercedes desde la Economía hacia la clase política nos permite reflexionar y tener más herramientas para trabajar las políticas públicas y construir un mundo más igualitario”.

En su disertación, D’Alessandro discutió el lugar que ocupan las mujeres en el sistema productivo y como ello repercute en las diferentes esferas sociales desde una escala local a mundial. Partiendo de la distribución de las tareas domésticas afirmando que “el 76% de estas tareas las realizan las mujeres solamente por su condición de mujer (…) Debemos replantearnos cómo asignamos estas tareas de cuidados hogareños y de las personas para una mejor calidad de vida para todos, sin perjudicar las posibilidades de desarrollos de nadie, y debemos apostar a construir soluciones desde el Estado.”