SEGUINOS

POSADAS

“La representatividad de los partidos se legitima con elecciones internas”

“Dicen que el peronismo es como el tango: un sentimiento argentino; el tango es un sentimiento que se baila y el peronismo es un sentimiento que se vota”, afirmó el joven congresal por la Provincia de Buenos Aires, y referente de la JP bonaerense, Francisco Cafiero (nieto de Antonio Cafiero), quien estuvo en Iguazú, participando del Primer Encuentro Provincial de Formación Política, organizado por el Partido Justicialista de Misiones.

“Veo entre los jóvenes mucho entusiasmo por la política, como hace mucho tiempo no veía. Tienen ganas de comprometerse con la realidad, de participar activamente con el objetivo de hacer del peronismo una realidad; y en este caso y teniendo en cuenta la provincia donde estoy hoy, no hay nada mejor como peronista y como argentino que Misiones se pueda recuperar y volver a tener un Gobierno peronista, con una fuerte identidad hacia lo que significa nuestra doctrina que es la justicia social, la soberanía política, la independencia económica que si en el 2011, la Gobernación la gana un peronista, acompañaría al proyecto que lleva adelante en la Nación”, enfatizó Francisco Cafiero, al hablar con pasión del peronismo, de cuya cuna proviene.




Teniendo en cuenta que creciste en un hogar donde la política es algo cotidiano ¿cómo ves la situación política actual?



Creo que estamos viviendo una situación formidable para el país, veo aportes en lo que hace a las políticas sociales, tanto a partir de la asignación universal por hijo, o por los distintos programas para la educación; también es un buen momento para la situación latinoamericana, los índices económicos nos están ayudando enormemente. La Argentina está produciendo cada vez más, los argentinos recuperamos la esperanza, la previsibilidad, esto que hace al orgullo de vivir en nuestro país. Pero por sobre todo vemos realidades concretas, por ejemplo vemos que la obra pública se concibe como inversión y no como gasto; que cada vez más los jubilados reciben aumento, que hoy por hoy, miles de familias que fueron excluidas del sistema, producto de los modelos neoliberales que gobernaron este país durante una década, y más también, están siendo integradas nuevamente al sistema con dignidad y respetando sus derechos. Este es un Gobierno que generó muchos derechos para el pueblo, y eso creo que los peronistas nos sentimos identificados con este Gobierno.



¿Qué los identifica con el Gobierno de Cristina Fernández?



Y muchas cosas, por ejemplo la Ley de Medios, el matrimonio igualitario, la generación de empleo, el avance sobre la integración latinoamericana, y actualmente algunos de los índices no están demostrando que somos el país más igualitario de América Latina. Seguimos teniendo una gran brecha entre los que más tienen y menos recursos tienen, pero uno puede ver como la Presidenta se ocupa de achicar esta brecha con la aplicación de las políticas públicas, y que a mí entender son las adecuadas. Y eso es parte del peronismo, porque al peronismo uno lo puede mamar, si proviene, como en mi caso de una familia peronista, pero ante todo el peronismo se siente, a uno no le dicen que tiene que ser peronista, uno lo siente o no lo siente…



¿Y qué pensás de la posibilidad de que después del Gobierno de Cristina, si no ganan los Kirchner, en el 2011 se venga la derecha?



No, yo no creo en las antinomias derecha o izquierda, eso se identifica más con las ciencias políticas europeas. Yo creo que en América Latina nosotros discutimos qué son los gobiernos nacionales y populares, y creo que éste gobierno lo es, que se expresa de esa forma, a través de una doctrina peronista…




¿Y dónde ubicás a la oposición?



Es difícil saber qué es la oposición a nivel nacional. Hay una suerte de pensamiento neoliberal expresado por Mauricio Macri que está teniendo problemas gobernando una ciudad en la que el ex presidente (Fernando) De la Rúa, que fue jefe de la ciudad de Buenos Aires no tuvo problemas para gobernar. Entonces, ¿qué es la oposición? ¿el personalismo del Francisco de Nárvaez en la provincia de Buenos Aires?, que desde que ganó las elecciones dice que tiene un plan y jamás escuchamos una propuesta concreta en relación a ese plan, ¿o la oposición centrada en los análisis de índole apocalíptico de Lilita Carrió”?, ¿o el oportunismo desvirtuado de (Julio) Cobos?; esa no es una oposición seria. Yo sueño con que se restituya un bipartidismo en la Argentina, creo en el fortalecimiento de los partidos, espero que con el proceso de las internas abiertas y simultáneas volvamos legitimar dentro de lo que cada uno es en cada partido.



En este encuentro que se hizo acá en Iguazú hablaba con los compañeros sobre quién es peronista y quién no lo es, porque total, detrás del escudo, todos somos peronistas. No, no es así, legitimemos la representatividad pero mediante elecciones internas, y lo mismo digo para los radicales, los socialistas, los del Proyecto Sur, los del PRO; pero que se expresen a través de internas, y le digan a la sociedad qué es lo que representan, qué aspiran y cuál es el modelo de Gobierno que proponen. Cuál es la Argentina qué sueñan y quieren; qué piensan de la región latinoamericana; cuál será nuestra posición frente a Estados Unidos, frente a China; cómo haremos para que Misiones sea cada vez una provincia más pujante; dónde vamos a invertir?. A mí me gustaría saber qué opinan los dirigentes de esos partidos en relación a estos temas.



¿Cuáles son las deudas pendientes que quedan sin resolver dentro de este Gobierno?



Creo que lo social sigue siendo una deuda pendiente a la que se está atendiendo; pero obviamente falta para reconstituir en los niveles que uno desearía. Yo no concibo a ningún gobierno peronista que se precie de tal sino tiene a lo social como eje central de su desarrollo y de la implementación de políticas públicas. Creo que también hay que resolver la ecuación de la distribución del ingreso, también sostengo que hay una materia pendiente en una nueva discusión sobre lo que es el federalismo y a lo que hace aún más al ejercicio de la planificación estratégica; pero también entiendo que veníamos de un colapso total. No nos olvidemos que hace menos de diez años, el país entró en una crisis que en una semana tuvimos cinco presidentes, errupciones sociales de todo tipo, una crisis que tanto en los niveles económicos como sociales jamás se había visto en nuestro país, y reconstruir todo eso desde el Estado, y desde la política lleva mucho tiempo. Así que yo creo que con todos los errores y aciertos, este Gobierno seguirá desarrollando la justicia social y al crecimiento.



En los 200 años de historia de la Argentina, el peronismo lleva 65 de vida, y los logros más trascendentes fueron en los Gobiernos peronistas, y fueron concretos, con objetivos que el pueblo los pudo interpretar y se sintió realizado.



¿Pensás que debe haber un cambio generacional en la política?



Sí, y creo que en ese sentido el peronismo tiene un nuevo desafío de pensarse de aquí en adelante. Yo sueño con un peronismo hacia el 2020 donde la juventud sea una expresión viva y renovada, pero no sólo desde la cuestión de la edad, es decir, dejemos los personalismos y busquemos las ideas. Creo que generacionalmente ése es nuestro objetivo: darle significado nuevamente a la palabra militante, que tiene que ver con un compromiso absoluto y total que sea ajeno a lo personal y propio de la comunidad, de nuestra región, de la Nación y de nuestro continente, y lo que tiene el peronismo es que a ese compromiso lo lleva adelante con convicción, pero también con alegría, y eso también es lo que nos diferencia del resto de los partidos.



PERFIL



“Soy peronista e hincha de Boca como mi abuelo”



Francisco Cafiero (30) es hijo de José Antonio, y uno de los nietos de Antonio Cafiero. Con mucha admiración habló de su abuelo: “Antonio es lo que es como consecuencia de los hechos que llevó adelante a lo largo de su vida política. El siempre fue un compañero que buscó la unidad del peronismo, buscó que las diferencias las podamos dirimir en internas. Cafiero siempre fue un hombre que defendió la democracia a los costos personales más altos; pero teniendo claro que las instituciones están por encima de los hombres, y creo que eso refleja una verdadera conducta de vida, una conducta dirigencial, y que a mí como su nieto me llena de orgullo, pero creo que también es un ejemplo para todos los argentinos; pero creo que no corresponda que lo diga yo por una cuestión sanguínea”,



Francisco se reconoce hincha de Boca “como mi abuelo, a los dos nos gusta sentir al peronismo como una forma de vida. Él jamás me dijo que tenía que ser peronista, la política se siente, la militancia se lleva en la sangre, para ser congresal provincial del PJ por mi distrito; nadie me regaló los votos, tuve que salir a militar, convencer al vecino, al militante y al afiliado de por qué razón tenía que votar la propuesta que el peronismo llevaba adelante para el distrito.



Por eso en el 2008 ganamos las internas y hoy somos lo que somos en Buenos Aires. Nadie nos regaló nada, la política se milita, se hace y no es una cuestión de apellidos, porque un apellido no refleja ideas; un apellido es un apellido, lo que importa del hombre son las ideas, por lo menos es lo que yo siento en el marco de analizar al hombre en la política: qué piensa, qué quiere para la Argentina, el resto es puro personalismo”, remarcó entusiasmado. (Prensa PJ Misiones)



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas