SEGUINOS

POSADAS

La salud del niño Díaz se complicó por una parálisis cerebral al nacer

El ministro de Salud Pública, José Guccione, leyó el informe médico referido a las circunstancias en que se produjo el fallecimiento de Héctor Rafael Díaz (2). Dijo que el niño presentó como diagnóstico la parálisis cerebral. “Indudablemente estos chicos tienen una mortalidad mucho más alta que cualquier otro chico normal”, observó. Agregó que desde el Estado se le hicieron todos los controles y los estudios pertinentes. En tanto, el ministro de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta, dijo que el Estado “estuvo siempre presente, más allá de la patología y como médico entiendo perfectamente que un chico con parálisis cerebral e hipotonía permanente está todos los días en la línea finita entre la vida y la muerte. Este chico no murió de hambre, la desnutrición en el caso médico de la parálisis cerebral es una circunstancia presente, aquí y en cualquier país del mundo”, afirmó.

Guccione, por su parte, dijo que el menor nació en un parto normal el 6 de marzo de 2008, en el Hospital de Apóstoles, con un peso de 3 kilogramos. A las 24 horas de nacer “comienza con dificultad respiratoria y falta de succión. Es asistido y medicado por el médico de guardia, mejora el cuadro clínico y es dado de alta en forma conjunta con su madre, 72 horas después”. Agregó que el primer control lo realizan en el Caps de la Estación Hospital de Apóstoles y en reiteradas oportunidades lo llevan para los controles al Hospital apostoleño y por un cuadro de dificultad respiratoria lo derivan al Hospital de Pediatría, en abril de 2008, donde permanece durante un mes. Se constataron internaciones posteriores repitiendo los diagnósticos, entre ellos, “desnutrición grave y sindrome genético”. Su último control y rehabilitación fue en febrero de 2010 continuando con tratamiento en el Caps de Apóstoles.



El titular de la cartera sanitaria comentó que la evaluación nutricional se efectuó en forma periódica con la licenciada en Nutrición, Vanesa Bengoa, continuando con los controles establecidos por la edad y la patología. “En el informe emitido por parte de la profesional médica que asiste al niño, doctora Ivone Carrión, lo describe como un niño desnutrido crónico, con retraso madurativo y psicomotriz severo como consecuencia de la parálisis cerebral que presentaba. No cumple con las pautas madurativas que corresponde en el crecimiento y el desarrollo por la edad cronológica, no se sienta, no camina, presenta poca respuesta a estímulos, con hipotonía y atrofia muscular marcada. En marcadas oportunidades presentó complicaciones respiratorias que fue atendido en los diferentes centros de salud”, relató el ministro.



De acuerdo con el informe, 48 horas previas del deceso del chico “fue controlado en el Caps de la Estación Apóstoles, cumpliendo con las normativas del programa Hambre Cero y sin detectarse patología en curso luego de ser examinado regresa a su domicilio”.



El niño ingresó sin vida a la guardia médica del Hospital de Apóstoles, “se realiza la reanimación a pesar de la cual no corresponde a las maniobras habituales y su deceso se produce el día 5 de septibre a las 0:50”.



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas