SEGUINOS

POSADAS

La seguridad de A 4 es común a la de los barrios de las grandes ciudades

Los problemas de seguridad planteados en estos vecindarios vienen siendo abordados en los últimos dos años con una articulación de vecinos y equipos de asistencia de la Entidad Binacional Yacyretá, a partir del enfoque adoptado en A-4 mediante la conformación de una Red Comunitaria de Seguridad compuesta por referentes de manzana de todo el reasentamiento. No es una problemática inédita sino común a diferentes zonas urbanas, incluidos los que se presentan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En el caso del barrio A-4 la preocupación vecinal ya a mediados del 2011 estaba dada por el surgimiento de pandillas de niños y aumento de hechos delictivos. Lo publica el Semanario /6p en su edición Nº 119

No obstante debe advertirse que  los hechos de violencia y seguridad ocurridos en el reasentamiento A.4, no son fenómenos individuales y específicos de este tipo  reasentamientos, y  las estrategias implementadas han ido aportando resultados, aunque siempre debe tenerse en cuenta lo impredecible de la conducta humana.



El abordaje viene desde el 2010, con pedidos al Ministerio de Gobierno, Jefatura de Policía y participación de los dirigentes vecinales. Definiendo como prioritario un reforzamiento de los controles policiales preventivos, recordándose que los asentamientos se conformaron con poblaciones de alta vulnerabilidad social y precarias condiciones de vida. Que se mejoraron a partir de los nuevos asentamientos con viviendas dignas, servicios básicos disponibles, centros de salud, escuelas, comisarías.




La población del barrio se trasladó en dos etapas: en la primera 410 familias con el Programa Base entre 1996 y 2000; la segunda entre 2001 y 2003 con el Programa de Desborde de Arroyos compuesta por 1244 viviendas, totalizan 1.644 hogares, pormenorizaba la jefa de reasentamientos de la EBY, Alicia Karosawa.



Los conglomerados o barrios de origen más importante fueron: El Brete, Santa Rosa, Loma Poí, Mártires y A° Vicario. Las familias eran de ingreso reciente a la zona de origen, migrantes del interior, de la región o de otros barrios, en su gran mayoría se asentaban con la expectativa de ser registrados en los censos de Yacyretá. En muchos casos también las nuevas familias eran derivadas del hogar principal, lo que fue reconocido institucionalmente como familias “adicionales”.



Por otra parte, era común que en un mismo lote se incorporen parientes y/o amigos provocando situaciones de hacinamiento; las familias  caracterizadas por “Hogares matrifocales”, padres ausentes, niños solos sin control, ni contención familiar ni vecinal.
Vulnerabilidad social



La zona de origen siempre fue de alta vulnerabilidad social y ambiental sin servicios de conexiones particulares de agua potable y alumbrado domiciliario, baños tipo letrina. La totalidad de ellos ocupantes de inmuebles, trabajadores informales, changarines. El 57% de los jefes de hogar no superó la educación primaria completa. En cuanto a las condiciones laborales, se desempeñaban en el sector informal, realizando changas, servicio domestico, cartoneros, entre otros. Las estrategias de subsistencia se basaban principalmente en las cercanías del centro de la ciudad permitiendo desarrollar distintas mecanismos para la adquisición de recursos, explican los equipos técnicos que actuaron en los reasentamientos.



Las familias del Complejo Habitacional A-4, relocalizados por la Entidad a Cargo del Estado Nacional Argentino, denominado “Adicionales”, fueron caracterizadas por haber ingresado a zona del embalse o haber conformado nuevo hogar  después del año 1989/90 (Beneficiarios directos de EBY); sin embargo, han recibido el mismo tratamiento y las atenciones de las familias Beneficiarias directas del Programa.



En el sentido antes señalado, la política de atención establecida por el Parr para las familias beneficiarias, fueron aplicadas para todas las relocalizaciones, implementándose el Programa Pre Traslado, cuyo objetivo es la preparación de la población para el traslado. Uno de los pilares es el “Proyecto de Comunicación e Información”,  destinado a generar espacio de consulta, talleres informativos, y mediante la aplicación de sociogramas lograr la ubicación de la vivienda de modo que se mantengan sus redes de relaciones. (Más info en www.seispaginas.com)



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas