SEGUINOS

POSADAS

La soberanía bien entendida es la que se ejerce

La soberanía hidrocarburífera de CFK plantea la recuperación para la Nación de un recurso estratégico y contempla la participación de las provincias productoras. Puede advertirse que hay un antecedente misionero en la ley de soberanía energética sancionada el año pasado y cuya autoría corresponde al presidente de la Legislatura Carlos Rovira, quien había postulado la preservación de un recurso no menos estratégico: el agua. Inclusive previendo la participación de los municipios y hasta de las aldeas aborígenes en la distribución de los dividendos que podrán provenir de actuales y eventuales hidroeléctricas. Porque entonces Misiones será socia de la Nación como propietaria del recurso natural.

Indudablemente son éstos, tiempos de profundas transformaciones y reformas. En los que el Gobierno, quienes conducen la cosa pública, pone a consideración de los Parlamentos la propuesta que concierne a políticas de Estado, a cuestiones que tienen que ver con el bienestar presente y futuro del conjunto de la sociedad. Aunque la unanimidad que se logró en Misiones no se obtendrá a nivel nacional. Aquí todas las fuerzas de la oposición votaron a favor del plebiscito para resolver sobre nuevas represas y la ratificación de la Provincia como copropietaria de la rentabilidad resultante de nuevos aprovechamientos si éstos se aprueban.



Aunque claro,  algunos iniciales y acérrimos opositores nacionales como el jefe de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Mauricio Macri, empezaron a revisar la postura asumida cuando advirtió que el país se encolumnaba detrás de la nacionalización de una empresa emblemática de la Argentina como YPF. Más aún dijo que si acaso llega a la Presidencia de la Nación en el 2015, mantendrá a la petrolera nacionalizada.



Habrá que esperar entonces para ver cómo finalizan posiciones que, careciendo de sustento ideológico o de simple racionalidad, van y vienen según donde soplen los vientos capturados por encuestadores contratados. Hubiera sido mejor que si alguien está realmente en contra expusiera sus puntos de vista de modo que el debate sirviera para echar más luz sobre las cuestiones. Porque el debate enriquece, es propio de la democracia.



Mal que le pese a los que pretenden imponerse no importa cuan pequeño sea el espacio de “poder” que han logrado y tampoco dudan en apelar a los puños para acallar a quien piensa distinto. Fue el bochornoso episodio registrado en Candelaria, cuando un concejal la emprendió a golpes de puño contra un periodista y propietario de un multimedios local y lo siguió golpeando –pateando- cuando ya estaba en el suelo. Las imágenes de la incivilidad dieron vuelta el país, condenadas por el Gobierno, la Legislatura, los medios de prensa, las asociaciones profesionales –periodistas, abogados-, políticos del oficialismo y de la oposición.



Pero se necesita que los violentos sean apartados, tanto como que dejen de confundirse los roles que cada quien asume en la sociedad. Porque cuando un hombre de los medios se candidatea para un cargo público, pasa a ser un oponente partidario. Lo que no justifica la violencia, porque tampoco la disputa partidaria habrá de dirimirse en la incivilidad. Habrá de contribuir seguramente a que la sociedad comprenda los roles de cada quien.



La violencia necesita ser erradicada de la sociedad de los adultos también para que haya autoridad cuando se quiere erradicar del mundo estudiantil, donde de tanto en tanto reaparece. Como ocurre hasta con chicas que recién ingresan a la adolescencia.



Jóvenes para los que se proyectan otras perspectivas de crecimiento. Para quienes se están pensando espacios públicos gratuitos. Desde canchas de deportes extremos, en cercanías del balneario El Brete, hasta la transformación de un viejo edificio de la ex usina Sulzer como auditorio al aire libre para que los jóvenes puedan ver allí películas argentinas y latinoamericanas, cine testimonial, documental. Puedan realizar sus recitales musicales –desde el folklore al rock-, presentar espectáculos de murga o de teatro.



Acá también se están quebrando paradigmas. ¿Cuánto hace que la ciudad no pensaba en sus jóvenes?.




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas