SEGUINOS

Sin categoría

La soberanía popular, una oposición que no ejerce la autocrítica y los nuevos tiempos

Los días van dejando atrás las elecciones provinciales en favor de la actividad cotidiana y el enfoque de la atención pública en los grandes temas provinciales. Más allá del forzamiento que hace la oposición en procura de escaños que no alcanzaron con los votos y que ahora pretenden con interpretaciones de la Constitución provincial. Carentes de gestos autocríticos que comportan más que una obligación para quienes apenas alcanzaron entre el 3 y 6 por ciento. En lugar de mostrarse a la población, a la ciudadanía, con un “mea culpa” por no haber escuchado lo que la sociedad planteaba y comprometer, al menos, una reparación hacia adentro de estas fuerzas políticas para recuperar presencia se dedican a menoscabar el resultado electoral. Más bien, pretenden hacerlo. Descalificando, una vez más, el pronunciamiento de la ciudadanía.

Pero el Tribunal Electoral intervino poniendo las cosas en su lugar: corresponden al Frente Renovador 18 bancas, a la UCR , 1 y al Partido del Trabajo y el Progreso, 1 banca. La soberanía popular se respeta, precisó la máxima autoridad electoral de la Provincia. El sistema de distribución de bancas, el sistema D’Hont es el que ha funcionado siempre para otorgar los escaños. No hay vuelta atrás. La jornada comicial fue impecable. Por cierto la antojadiza postura opositora de acceder a bancas para las que no fueron votados vuelve a hablar por su sola del poco apego a la democracia



Con lo que acentúan la distancia que ya media entre esa dirigencia y los electores, sin advertir que en poco tiempo más habrá otra consulta popular, las primarias nacionales previas a las presidenciales de octubre. A las que se presentarán también los que no lo hicieron en las provinciales sabedores que el posicionamiento logrado por la fuerza en el gobierno los volvería a descolocar. Mostrándolos como están: sin el favor de la ciudadanía.



Es la próxima contienda para la que esos sectores opositores tampoco están trabajando de cara a la gente, sino por intermedio de “interpretaciones” de la realidad provincial y nacional en los medios de los que son propietarios o aquellos que le son afines. Una estrategia que ya no les dio resultados cuando la postura era “anti-renovación” y que ahora intentan repetir desde la archiconocida “anti-klirchnerismo”.



Así la escasez de combustible pasa a transformarse en una bandera proselitista “encubierta” en informes de prensa o en debates pretendidamente periodísticos. Nadie aborda la problemática en profundidad y mucho menos busca soluciones. Es más, las soluciones no son deseadas porque les quitan temas de los que hablar desde una oposición absoluta.



Lejos de estas maniobras, el ciudadano común hace largas colas para acceder al combustible, mientras funcionarios y empresarios se reúnen buscando en las gestiones conjuntas una solución que contemple las necesidades de todos. En principio del mantenimiento de los servicios de transporte, porque la crisis afecta al urbano pero también al de media distancia. Y esto tiene que ver también con el bolsillo de los pasajeros, porque es sabido que las tarifas se acuerdan  por debajo de los valores que determinan los costos.




Precisamente en atención a los subsidios que se perciben para sostener el boleto en un precio accesible para las grandes mayorías que se movilizan en los transportes públicos.



Esta realidad es advertible también en el Concejo Deliberante que reanudó sesiones ordinarias, ocasión en la que un par de opositores volvieron a denostar contra la fuerza en el gobierno, sin hacer mención al pronunciado descenso de la propia presencia en el cuerpo colegiado. Pero más allá de esta postura, estaban las cuestiones centrales con dictamen de comisión –porque las comisiones continuaron funcionando durante el período de suspensión de las reuniones ordinarias por imperio de la campaña política-. Allí se había tratado, por caso, la urbanización de la zona del nuevo puerto de Posadas, en el que se centran expectativas. Al igual que el Parque Eco-Industrial que se levanta en las inmediaciones y habrán de conformar ambos un polo de actividad económica.



De hecho se estima que antes de fin de año estarán ubicándose las primeras del casi centenar de empresas que hicieron conocer su intención de sumarse a la propuesta. Va cobrando interés la posibilidad de fabricar aquí para abastecer al mercado argentino, pero también y en muchos casos fundamentalmente. Para la región del Mercosur en la que Misiones se posiciona como eje central. Hay en la zona un mercado muy amplio y las distancias que mediarán entre las fábricas y los consumidores serán menores que las que en la actualidad deben cubrirse desde las zonas industriales de la Argentina y los mercados de Paraguay y Brasil, por citar las dos naciones lindantes con la Provincia. Porque en realidad hay otras. Ver el mapa es visualizar cercanías del puerto chileno de Iquique que permite la salida al Pacífico, por la vía del paso de Jama que no se interrumpe en el invierno por la nieve como el del Cristo Redentor en el Sur.  Una vía que además posibilita llegar a Perú y Ecuador, naciones que, por ejemplo, se han mostrado interesadas en la producción de la Biofábrica. O por la vía de la ruta 27 en ejecución que será la nueva vinculación con Brasil llegar hasta Itajaí para salir por el Atlántico.



Claro, éstas son propuestas innovadoras que ponen en ejecución antiguos sueños misioneros, como es el potenciar su condición geográfica de corazón mercosureño. No para unos pocos, para empresas concentradas. Sino para todos, en una provincia en la que el régimen impositivo propio permite redistribuir las riquezas que aquí se generan. Atrás quedaron las políticas neoliberales que le habían cerrado el camino al crecimiento y el bienestar a la sociedad misionera. Situación que comenzó a revertirse en el 2003 y está en vías de afianzamiento y mayor expansión a partir de estas nuevas innovadoras propuestas.




Es esta realidad la que fundamenta el mayoritario sufragio que hoy se pretende desdibujar. La ciudadanía dio un voto claro, transparente, concreto y rotundo a un modelo de provincia en crecimiento e inclusiva. Con otras como las que encara la Entidad Binacional Yacyretá que superan a todo lo realizado en los últimos 15 años en materia de obra pública. Que posiciona y moderniza a Posadas, Garupá y Candelaria.



Y toda innovación sienta precedentes. El pronunciamiento electoral del 26 de junio último es inédito. No registra antecedentes en Misiones y demandará por lo mismo una interpretación acorde con los nuevos tiempos. En los que hay una democracia consolidada, la plena vigencia de los derechos constitucionales,  los derechos humanos, la posibilidad del ciudadano de elegir, sin ningún tipo de restricciones, su destino y el de sus hijos. No cabe otra opción entonces que respetar lo que la ciudadanía dice al elegir. Porque lo ha hecho en plena libertad, con todas las garantías institucionales. 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *