SEGUINOS

POSADAS

La solidaridad llega a la Escuela de Fachinal

Merced a personas que donaron, no lo que les sobraba, sino aquello que tenían en uso, en un profundo sentido de la caridad. Fue ante el pedido de la directora de la Escuela 240 “Miguel de Cervantes Saavedra” de Fachinal, Rosana Podestá, quien daba cuenta en declaraciones a /c6 que necesitaban de una heladera para preservar los alimentos dado que a los pequeños se les da desayuno y colación: leche, yogues, frutas. Y como “un lujo”, un televisor para ver el Mundial de Fútbol porque en el lugar, Paraje Quinta, la Escuela es la única que tiene energía eléctrica.

 Así fue como Dora escuchó el pedido y donó una heladera que funcionaba bien, pero tenía algunos inconvenientes. Entonces llamó al Canal la Casa Delgado de Reparaciones y la puso a punto.


 


Pero el mismo día en que la directora dio cuenta de la vida en esta escuelita rural que tiene 12 alumnos hijos de tareferos residentes en la zona, Claudia Ettori, profesora de ciencias jurídicas que, en principio quería mantener el anonimato pero finalmente accedió a hablar con /c6. Sucede que a poco del pedido llamó para decir que donaba uno de los dos televisores en uso. Más tarde dijo que le sumaría un equipo de música. Y por último, cuando se enteró que la donación todavía no había sido llevada por la reparación de la heladera, volvió a comunicarse con el Canal para decir que también donaba una enciclopedia de 25 tomos. “Nuestra hija tiene dificultades para estudiar y hay personas que nos están ayudando hasta que nos reintegre la obra social su tratamiento. Así que pensé que ahí había también niños necesitados que ahora necesitan la enciclopedia”, señalaba.


 


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas