SEGUINOS

POSADAS

La valerosa Giuliana sigue luchando contra la aplasia medular

Sigue con transfusiones de sangre y plaquetas cada tres o cuatro días –sin defensas-, esperando que se encuentre la persona compatible y pueda realizarse el trasplante. Pero, además, en los últimos dos meses libró otra batalla: contra un hongo que obligó a extirparle el bazo porque no se tenía forma de combatir la infección. Recién después se lo pudo identificar y actuar en consecuencia, ya que había afectado también el hígado y un riñón.

Pero en el ínterin, Giuli cayó en un shock séptico, producto de la infección generada por una bacteria alojada en un catéter, que afectó todo sus signos vitales, respiración, ritmo cardiaco y presión arterial. “Nos dijeron entonces que estaba en manos de Dios, que se había hecho todo lo que se podía, tras conectarla a un respirador. A las 7 horas comenzó a restablecerse y hoy después de 14 días, sigue recuperándose de a poco, a diario”, relata el padre Marcelo Cardozo, en una carta enviada al periodista Jorge Kurrle para dar cuenta lo ocurrido en los últimos dos meses. Y termina su correo exhortando a su pequeña: “fuerza mi hija querida, te amo con todo mi ser”.

Giuliana Ludmila Cardozo, de 3 años, padece una leucemia promielocítica aguda y se encuentra en Buenos Aires. A mediados de marzo pasado se hizo una colecta de sangre para muestras que hasta el momento no dieron con la compatibilidad necesaria. Por eso la pequeña sigue aguardando.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas