SEGUINOS

Sin categoría

Las alianzas partidarias que apenas sobreviven una elección

La inestabilidad en el campo opositor parece ser la condición dominante entre quienes se niegan a realizar una verdadera autocrítica que les muestre los errores cometidos, la pérdida de confianza del electorado, el riesgo cierto de desaparecer como opción política. La confirmación de candidaturas nacionales acaba de mostrar, por caso, una nueva fractura. Esta vez entre las fuerzas del ex Pro y hoy titular del partido provincial Trabajo y Progreso Claudio Wipplinger y el dirigente camionero Adolfo Velázquez, un hombre que parecía ser la “figura puesta” del PJ como candidato a la Gobernación, cuando todavía el referente nacional Hugo Moyano mantenía injerencias en candidaturas nacionales.





Pero no sólo “no fue” aquella movida, sino que hasta arriesgó su candidatura posterior al Senado, en esta otra alianza, la realizada con Wipplinger. Porque así de buenas a primeras el hijo del dueño del diario Primera Edición retiró a su hermana Marlene –directora del medio familiar- como segunda del camionero y a Guido Lagier como segundo en la lista para diputado nacional.



 



A los postres, entonces, Velázquez se presenta con el partido provincial creado por los camioneros: Partido por la Justicia Social que lleva a Daniel De Sanctis como candidato a diputado nacional. Pero no completan ni siquiera dos nominados en ambas categorías, ya que sólo tienen candidatos suplentes para el Senado y la Cámara de Diputados.



 



Imposible imaginar qué esperan ocurra en el electorado, si hace un par de meses defendían a capa y espada la alianza lograda que fue ácidamente criticada por peronistas a quienes les caía mal un acuerdo “sindical-patronal” y un mes después de las elecciones vuelven a apartarse para seguir cada uno su camino.  Wipplinger dice que apoyará a Velázquez más allá de que haya bajado sus candidaturas.  No dijo en qué consistirá ese apoyo y acaso sea el de siempre: notas y más notas en el diario familiar, con profusión de fotos. Algo así como cuando Wipplinger hijo se presentó como candidato a gobernador y logró apenas un 6% de los sufragios. Buen número de los cuales habría aportado camioneros, dicen las malas lenguas, para colmo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas