SEGUINOS

NACIONALES

Las automotrices resignarán más de $8.200 millones por la baja de reintegros

El encuentro no fue casual. Tras unos días de misterio, ayer el Gobierno reveló las nuevas alícuotas que regirán para los reintegros a las exportaciones. Apenas conocida la letra chica de la medida en los anexos del Boletín Oficial , el ministro de Producción, Dante Sica , recibió a los principales perjudicados para transmitir calma: las automotrices, reunidas en Adefa, resignarán por este concepto $8227 millones, según el cierre del dólar de ayer.

Las doce terminales -la semana pasada se sumó Nissan a este conglomerado industrial nacional- exportaron en 2018 por US$6498 millones, según datos anualizados a julio. En ese período se les devolvieron US$426,1 millones en reintegros a las exportaciones, mientras que con el cambio conocido ayer recibirían US$156,8 millones, lo que implica un ahorro de US$269,3 millones para el fisco. Ese monto, además, representa, según los cálculos del Ministerio de Producción, el 49% del total de los reintegros pagados al conglomerado de manufacturas de origen industrial (MOI).

El impacto de los recortes de los reintegros a las exportaciones de las automotrices es tan significativo en la torta total de esta devolución indirecta de impuestos que el monto ahorrado en todo el conglomerado de manufacturas de origen agropecuario (MOA), por ejemplo, es apenas superior: alcanza los US$355,6 millones, según datos oficiales.

En el sector automotor hubo ayer sorpresa. Si bien imaginaban que con la reforma tributaria aprobada el año pasado en el Congreso sufrirían una rebaja en los reintegros a sus exportciones, el timing y la magnitud generaron malestar.

 

“No es fácil explicar a las casas matrices este cambio de las reglas de juego”, cuestionaron desde el sector automotor, uno de los sectores que más invierten.

“Es difícil pensar que esta readecuación de los reintegros deje en una situación de debilidad o les impida mantener la dinámica de exportaciones hacia adelante a sectores, como muchos de los industriales, que ya son grandes exportadores. Sí pueden aludir que era una medida que no esperaban, por lo menos este año, y que puede afectar los negocios de corto plazo desde el punto de vista del cambio de reglas de juego; eso lo asumimos, pero por necesidad”, dijo en una entrevista el ministro de Producción, Dante Sica, el sábado pasado.

La baja de alícuotas en los reintegros a las exportaciones en el sector automotor fue del 6,5% al 3,2%, en promedio. Sin embargo, entre Sica y el secretario de Industria, Fernando Grasso, decidieron hacer algunas diferenciaciones internas. En el caso de los autos (95% del capítulo de automotores) se mantuvo intacta la alícuota del 6,5% para las exportaciones fuera del Mercosur, que actualmente solo representan un 25% de las ventas, “con el objetivo de impulsar la diversificación”, según justificaron en el Gobierno. En tanto, las ventas dentro del Mercosur sufrieron una reducción de la alícuota al 2%. La reducción para las autopartes fue de solo 1,5 puntos porcentuales, según explicitaron.

De la reunión con Sica participaron los presidentes de Ford, Gabriel López; de Iveco, Marcus Cheistwer; de Scania, César Luis Ramírez Rojas; de Toyota, Daniel Herrero, y de Volkswagen Argentina, Hernán Vázquez, y representantes de la comisión ejecutiva de la entidad.

Sobre los temas que se abordaron, Vázquez señaló que, teniendo en cuenta el perfil exportador de la industria, “la reducción de reintegros se contrapone al propósito de la misma. Es decir, compensar a través del reintegro los impuestos anteriores pagados en las distintas etapas de producción, y de esta manera, evitar su exportación”. Y en un comunicado, alertó: “Pueden afectar los planes de exportación y producción del sector”.

En el Gobierno estimaron que con la reforma tributaria, que tendrá impacto pleno a partir del año próximo -bajará la carga fiscal en 1,5 puntos del PBI- y el nuevo dólar, que es un 25% más competitivo, compensarán la rebaja de reintegros. Además, afirman que Brasil -principal socio comercial- eliminó los reintegros a las exportaciones el mes pasado.

El Ministerio de Producción informó también que trabaja en un pedido del sector privado (que ya tiene varios meses) basado en situaciones que ya existen en otros sectores, como, por ejemplo, el del tabaco. Se trata de la intención de las terminales de que el impuesto interno no se actualice anualmente por la inflación oficial -como quedó fijado en la reforma tributaria-, sino de manera trimestral, sobre todo en un contexto de fuertes subas de costos. Por el escaso margen fiscal, es un pedido que espera aprobación en Hacienda.

Fuente: La Nación.

Descargar Semanario Seis Páginas