SEGUINOS

POSADAS

Las demandas del crecimiento y el mayor empleo

Con expectativas se cierra el primer mes del año: la economía argentina siguió creciendo en el 2011 a razón de 9,2% contra todos los pronósticos negativos. Es sabido que la de Misiones superó el 12%; manteniendo la tendencia de superar la media nacional y para este año proyectó otro tanto. Según las previsiones, la performance nacional se mantendrá merced al modelo aplicado por el Gobierno que tiene por Norte “el crecimiento, el empleo y la inclusión social”. Vuelve a ratificarse el mercado interno como el gran movilizador de la economía mediante el consumo, aún admitiendo que el panorama externo continúa con serias dificultades.

También la inversión real y directa del Estado, en la que se menciona las de Yacyretá, Atucha, la autopista Rosario-Córdoba.
Y vale la pena detenerse en el hecho de que sean dos centrales eléctricas, la hidro energía de Yacyretá y la nuclear de Atucha, las priorizadas por la inversión porque sencillamente el crecimiento demanda energía. Inclusive en Misiones lo puntualizaba el gobernador Maurice Closs cuando tras inaugurar un transformador en Eldorado anunciaba la compra de otros 7. Porque la demanda ha venido acentuándose.



Primero, mediante la expansión de la economía, luego con las altas temperaturas del verano y la incorporación de mayores elementos para combatir el calor. Hoy por hoy casi todos los comercios tienen aire acondicionado, en los hogares cada vez más se invierte en refrigeración. Es que el  crecimiento es inclusivo, observaba al analizar los datos de la economía provincial el titular de la Dirección General de Rentas Miguel Arturo Thomas. Advirtiendo, también, que el modelo de los ’90 está sepultado, pero sus mentores siguen resistiendo estos criterios de redistribución de la riqueza: FMI, consultoras, políticas neoliberales en Europa.




Justamente en ese contexto internacional llamó la atención que el presidente de Estados Unidos Barak Obama intente diferenciarse y haya asegurado días atrás que no era concebible la muerte del “sueño americano”. Crecer con educación, acceder al mundo laboral, formar una familia, tener una casa, un auto. En su mensaje al país, prometía un gobierno para todos no para unos pocos estadounidenses ricos. No faltó quien lo calificara de “populista”, con la misma ligereza con que se pretendió descalificar los modelos puestos en vigencia en la Argentina y en Misiones desde el 2003. Claro que Nación y Provincia siguen creciendo y los no populistas del mundo industrializado lo precipitaron a la peor crisis de la historia después de la gran depresión de 1930. Tanto a Europa como a Estados Unidos.




En tanto, aquí también en el Sur del Continente hay anticipo de un nuevo descenso del desempleo. Lo anticipaba la presidenta Cristina de Kirchner al regreso a la función pública. Se llegó al 6,7% de desempleo a fines del 2011 –por primera vez perforó el 7% -, confirmando la tendencia a la baja de la que se daba cuenta desde estas columnas, al consignar los datos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo).



Crecimiento y empleo que seguirá demando energía, un sector en el que por primera vez la balanza comercial resultó deficitaria, según los registros del Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos). Y que por lo mismo también fundamenta el duro reclamo por inversiones a las petroleras. Importa que los grandes desafíos de la actualidad sean éstos: cómo seguir creciendo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas