SEGUINOS

PROVINCIALES

Las lluvias abundantes afectaron la producción hortícola 

En sus recorridas por las chacras de productores, técnicos de la Secretaría de Agricultura Familiar observaron los efectos de las lluvias sobre las producciones de los agricultores familiares. En cultivos de mandioca, por el exceso de agua se empiezan a descomponer; también hay inconvenientes en el crecimiento de zanahorias, cebollas de cabeza, lechuga cebollita y perejil. Otro de los factores observados es la pérdida de nutrientes del suelo. El organismo, a través de sus distintas áreas, comenzará la semana próxima con capacitaciones a productores que venden en las ferias de Posadas y continuará con vistas a chacras para brindar asesoramiento técnico a productores

Las abundantes lluvias  caídas, sumado al exceso de humedad y falta de días constantes de sol, provoca que el suelo esté permanentemente húmedo, afectando a las producciones, especialmente las que están a cielo abierto.

Por ello la Secretaría de Estado de Agricultura Familiar brindó algunos consejos con la finalidad de brindar orientaciones técnicas para sortear al cambio climático de los últimos tiempos.

•    Preservar los drenajes naturales o construir drenajes artificiales que evacuen el exceso de agua. 
•    Realizar las plantaciones respetando curvas de nivel o perpendiculares a la pendiente
•    Hacer un diseño integral de la chacra, y si es posible hacer diseños entre varios vecinos a nivel paisaje, para ello podemos plantar barreras rompe viento con árboles de mediano y gran porte, creando corredores de vegetación unidos entre diferentes chacras, que nos servirán para proteger los cultivos en general, la mayor profundidad de exploración de sus raíces aumenta el volumen de agua que puede almacenar ese suelo, o facilita la filtración hasta las napas subterráneas minimizando el riesgo de encharcamiento e inundaciones, a la vez que nos protegen de los fuertes vientos.
•    Los productores que tienen invernadero evitar que ingrese agua dentro, mediante la utilización de pequeños canales alrededor del mismo para desviar el agua y la utilización de zócalos.
•    Aumentar la biodiversidad en la agricultura es una tarea indispensable para hacer frente al cambio climático. Diversificar la chacra empleando técnicas como los cultivos mixtos, rotar y asociar los cultivos, las combinaciones de cultivos y ganadería y otros elementos diversificadores reducen el riesgo de pérdidas en la producción, incluso bajo condiciones climáticas duras.
•    Asociar cultivos de distintos portes, formas de crecimiento y aprovechamiento productivo que sirvan de cobertura viva para la protección del suelo. Por ejemplo zapallo, mandioca, etc. 

    
Otras tecnologías esenciales para la adaptación al cambio climático es la gestión sostenible de las tierras basada en 3 aspectos clave:
           
Suelos: Los métodos de control de la erosión como la aplicación de compost, el estiércol animal, las coberturas verdes, el barbecho intensivo y los sistemas agroforestales son muy efectivos para mejorar la fertilidad del suelo, pues suministran materia orgánica al suelo, fomentan la formación de humus y mejoran los ciclos de nutrientes y las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo, indispensables para tener un suelo con agregados capaces de retener agua y aire durante más tiempo.
    
Nutrientes: El uso sistemático de legumbres ayuda a producir suficiente nitrógeno biológico para una producción eficiente de alimentos. Hoy en día se puede reemplazar el fertilizante mineral de nitrógeno, que es uno de los motores principales del calentamiento global, la contaminación ambiental y la acidificación de los suelos.
    
Agua: ya podemos evidenciar que el cambio climático está provocando que las lluvias sean cada vez menos confiables e impredecibles, a los períodos de poca lluvia o sequía les seguirán períodos de demasiada lluvia e inundaciones, debemos optimizar el uso del agua de lluvia y prevenir su impacto en la agricultura, tanto por falta como por exceso, y de este modo depender menos de las aguas subterráneas. Algunas técnicas que mejoran la infiltración y el almacenamiento de agua de lluvia en el suelo, pueden ser: franjas de pasto a lo largo de curvas de nivel o estanques para la captación de agua de lluvia, así como técnicas de irrigación a pequeña escala de bajo costo y fácilmente reproducibles.

La agricultura a pequeña escala se basa en el conocimiento y el ingenio de los agricultores locales, un recurso esencial para adaptarse al cambio climático.

           

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas