SEGUINOS

POSADAS

Las malas prácticas, todas juntas

La última actitud de la presidenta del Concejo Deliberante Felisa Gottschalk de recibir en el edificio central a empleados que reclamaban contra el acuerdo alcanzado entre el Ejecutivo municipal y el Soemp, arrogándose atribuciones del Intendente ausente, fue la peor de las malas prácticas en las que ha venido incursionando y que ya le habrían valido un llamado de atención de la Justicia.

Cabe al presidente del Concejo subrogar al titular del Departamento Ejecutivo cuando su titular se encuentra ausente. Es lo que ocurría el martes con el intendente Orlando Franco que, en Buenos Aires, había gestionado financiación nacional para la adquisición de tres combis que se destinarán al traslado de discapacitados. Indudablemente buscando alguna foto esquiva, Gottschalk se mostró con empleados que justamente reclamaban ese día contra un acuerdo al que se había arribado el viernes, en realidad.



 



Pero “todo cerraba” para la oposición y su búsqueda de “imagen”: se mostraba como contemplativa, atendiendo demandas salariales de empleados descontentos. Sin importar que se echara por tierra la mejor práctica de respeto mutuo institucional. Vale la pena recordar que en el gobierno provincial del peronista Julio Humada cuando la diputada radical Mabel Marelli era presidente de la Legislatura, tuvo que reemplazar al primer mandatario más de una vez. Lo hizo siempre con altura, atendiendo a la continuidad del Estado, sin incursionar en atribuciones que le competían al Gobernador ausente. Jamás se le hubiera ocurrido inmiscuirse, por ejemplo, en materia de política salarial.



 



Pero casi con seguridad, la presidente del Concejo desconoce las mejores tradiciones de la política misionera. Al igual que quien opera detrás de esta funcionaria, el vicepresidente puertista Ricardo Skanata. Tampoco conocen, es evidente, cuáles son las atribuciones que se reconoce en la ley para cada cargo y acaso, otra vez, se lo deban recordar.  Lo cierto es que vienen sentando precedentes reñidos con las normas, y acentuando la falta de prestigio de una institución como el Concejo Deliberante, ya fuertemente cuestionada por la ciudadanía.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas