SEGUINOS

POSADAS

Le colocaron una prótesis craneana y pronto estará jugando en la chacra

El médico Mario Barrera hace 15 años que trabaja en el Hospital de Pediatría “Dr Fernando Barreyra” donde comenzó como residente y luego ocupó la jefatura de esa área. Ahora es Jefe de la unidad de Neurocirugia. Por su ámbito laboral pasaron cientos de chicos con diversas patologías. Uno de los últimos fue Rodrigo Dos Santos (5), herido tras el trágico paso de un tornado en la zona rural de San Pedro. El golpe de una rama que cayó sobre su cuerpo le afectó gravemente la zona craneana. Tuvo traumatismo grave, con fracturas y hundimiento frontal derecho. Se le practicó una “esquirlectomía” pero como secuela quedó una “craneotomía frontal post-traumática”. En el nosocomio lo atendieron con la urgencia que el caso requería y tras intervenciones quirúgicas previas le colocaron una prótesis que fue comprada en Brasil donde su costo ronda entre los 40 y 60 mil pesos. Como la familia del niño no cuenta con recursos suficientes fue adquirida con fondos públicos. El doloroso proceso que comenzó en la noche del 7 septiembre de 2009 está a punto de concluir para satisfacción del pequeño paciente y su familia pero por sobretodo para el equipo interdisciplinario que lo atendió y le dio contención afectiva. “Lo que ven en el cirujano es sólo la punta del iceberg, acá hay un equipo de trabajo”, dijo el neurocirujano a /c6.

El especialista que encabezó las cirugías observó que en el ámbito de la salud pública los recursos técnicos no se encuentra en el privado. “Pero acá vienen todos y se le atiende a todos por igual. Se ofrece una atención compleja, es multi e interdisciplinaria. Lo que ven en el cirujano es sólo la punta del iceberg, acá hay un equipo de trabajo”, dijo a /c6 cuyo equipo periodístico viajó a la zona rural donde ocurrió el fenómeno meteorológico al poco tiempo del temporal y entrevistó a los hermanitos de Rodrigo.


Para el gerente asistencial del nosocomio, Juan José Ledesma, se trata de devolver al chico lo más íntegro posible a la sociedad. Pero observó que hay situaciones que no puede explicar desde el punto de vista de las cuestiones humanas, que tienen que ver tanto con la vida como con la muerte. “Hemos atendido cuestiones que sorprenden, que parecieran ser hasta milagrosas, que uno podría explicar desde lo científico pero hay otras cuestiones”, comentó en un intento de fundamentar lo que solo se podría entender desde lo espiritual.



En la charla con /c6 para comentar algunos detalles de la operación que se le practicó a Rodrigo, el médico Barrera observó que en los niños menores de cinco años no se puede esperar porque los huesos van creciendo “y en este caso el huesito de la zona afectada puede llegar a cerrar, en los mayores de esa edad ya no”.


Como algunos elementos de tecnología médica aún no se puede conseguir en el país, se recurrió a una empresa de Brasil que las provee. “El pedido de la protesis es personalizada, tengo que hacer una tomografía en 3D y luego enviarla. Y allá ellos lo moldean. Cuesta entre 40-60 mil pesos”, contó Barrera.


Con la satisfacción plena por el resultado satisfactorio al que se llegó el Jefe de Neurocirugía del Hospital pediátrico comentó que Rodrigo ahora está en la etapa de control ambultarorio, “con muy buena evolución, la herida está desinflamada. El lunes ya se podría ir a la casa tras quitarle los puntos”. Estimó que en 6 meses más el chico de cinco años ya puede andar por la chacra, jugando a la pelota.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas