SEGUINOS

POSADAS

Leves condenas para un asaltante y su cómplice

Un joven acusado de asaltar una parrilla con una pistola calibre nueve milímetros fue condenado a cinco años de prisión, mientras que el muchacho que le daba alojamiento recibió una pena de tres años de cárcel en suspenso como partícipe secundario del atraco. El monto de la pena fue acordado entre los defensores oficiales Marcelo Ozuna y Ricardo Venialgo con la fiscal Liliana Picazo minutos antes que se iniciara el juicio oral y público en el Tribunal Penal 1.

La pena mayor recayó sobre José Antonio Romero, quien había sido identificado en ronda de sospechosos por las víctimas: el propietario de la parrilla Kelo y los clientes que también fueron despojados de sus pertenencias en la noche del 22 de febrero de 2008. Gregorio Sosa, en tanto, fue sentenciado a tres años de prisión, ya que no participó del robo pero sí le dio alojamiento a Romero en su casa.



El monto de la pena que recibieron ambos fue bajo porque nunca se pudo hallar el arma utilizada en el robo. El Código Penal prevé una pena menor para los robos agravados en los que no se logre probar la aptitud del arma para el disparo.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas