SEGUINOS

NACIONALES

Líneas aéreas “low cost” piden 800 nuevas rutas, sindicatos preparan plan de resistencia

Los gremios intervienen para neutralizar la fuerte expansión y acusan a las nuevas aerolíneas de restringir la actividad sindical. Se intensifica la batalla en el seno del escenario aerocomercial de la Argentina. En medio de una nueva audiencia pública en la que se evaluará la entrega de nuevas rutas, los sindicatos prometen una guerra sin cuartel con el fin de detener una apertura de mercado que interpretan nociva para la supervivencia de las empresas estatales.

Desde el frente que conforman los seis gremios vinculados a la actividad aeronáutica -APA, Upsa, Apta, Apla, Atcpea y Atepsa-, sendos voceros anticiparon a iProfesional que las organizaciones concretarán un agrupamiento e intervención en la misma audiencia, y que a partir de ahí quedará vigente un cronograma de acciones pautadas para frenar la expansión del modelo “low cost”.

“Las empresas no se imaginan la pelea que vamos a dar. Vamos a llevar a cabo todas las medidas que sean necesarias”, expuso una fuente sindical ante este medio, dejando en claro que se viene una instancia de medidas de fuerza y combate a gran escala contra la operatoria de las compañías.

En un comunicado al que accedió iProfesional, los gremios expresaron que “la política aerocomercial actual está sacrificando condiciones laborales, salarios y seguridad operacional aérea, en pos de la codicia de un grupo de empresarios”.

Para luego añadir: “Los gremios unidos se declaran en Estado de Alerta y Movilización. Con lo cual realizaran todas las medidas sindicales necesarias, para solucionar los graves perjuicios que la actual política aerocomercial está creando a los intereses nacionales, los derechos de los trabajadores aeronáuticos y la seguridad operacional aérea”.

La renovada ofensiva que motorizan las organizaciones contra el modelo de vuelos baratos ocurre en la previa de una audiencia pública en la que las compañías ya anticiparon sus intenciones de hacerse con casi 800 nuevos itinerarios. Tomarán parte de la actividad las compañías Jetsmart, Grupo Lasa, Baires Fly, FlyBondi, Avian, y LAN Argentina.

A diferencia de lo que ocurriera a principios de año, con una condena permanente al accionar de FlyBondi, ahora la mira de los gremios se encuentra concentrada en los movimientos de la europea Norwegian, con presencia comercial activa desde agosto y señalada como una firma que recibe subsidios oficiales, favores impositivos, además de impedir cualquier tipo de actividad sindical.

“Goza de exenciones por cinco años y tiene a los trabajadores sin representación mientras que las aerolíneas nacionales tienen inconvenientes por todos lados. Se intenta hacer desaparecer a las compañías estatales”, enfatizó ante este medio Marcelo Uhrich, referente de Upsa, el gremio que nuclea al personal superior del segmento aéreo.

Encuadre sindical

El representante advirtió, además, que los directivos de Norwegian en la Argentina incluso mantienen conversaciones con el sindicato de empleados de comercio para, en caso de arreciar la crítica a la falta de representación gremial dentro de la compañía, colocar a sus empleados dentro de esa organización y eludir así las obligaciones que fijan los convenios aéreos.

“La empresa está negociando con Cavalieri para meter a sus empleados ahí si aumenta la presión. Es algo atroz. Detrás de todo esto está la cartera de Transporte con el ministro Dietrich a la cabeza. Los aeronáuticos somos el único colectivo sindical que no cedió y buscan quebrarnos”, sentenció.

Hace escasas semanas, en diálogo con la prensa, Bjørn Kjos, ceo de Norwegian, se refirió a los gremios tratando de bajar el tono a cualquier controversia.

“Tenemos sindicatos en todo el mundo. Tenemos buena relación en todo el mundo y está bien que ello ocurra, que haya sindicatos. Para que una aerolínea le vaya bien todos deben contribuir y el interés de los sindicatos debería ser que funcione bien”, declaró.

Más allá de esta aparente buena predisposición, lo cierto es que hasta el momento la representación de la compañía todavía no se sentó a hablar con las organizaciones. Voceros de Norwegian sostuvieron ante iProfesional que, en tanto la empresa recién activó la incorporación de pilotos y tripulantes, las conversaciones están pautadas para los próximos meses.

Respecto de los beneficios fiscales que le asignan los gremios, desde el área de prensa de la aerolínea señalaron que el único pacto vigente garantiza una reducción en ciertos impuestos y corresponde a un convenio firmado con la provincia de Córdoba al que, enfatizaron las fuentes, también adhieren prácticamente todas las compañías del mercado aerocomercial doméstico.

“Es idéntico al que en su momento firmaron las empresas operativas, tanto las nuevas como las ya establecidas. Tiene que ver con pautas como la reducción en el impuesto a los ingresos brutos, a los sellos, el impuesto inmobiliario”, expresó el vocero contactado. Según pudo constatar iProfesional, el acuerdo también establece subsidios no reintegrables a Norwegian por cada uno de los empleos que inaugure la “low cost”.

Norwegian comenzó a vender pasajes de cabotaje el pasado 4 de septiembre, desde la perspectiva de ofrecer vuelos diarios desde Buenos Aires a Córdoba y Mendoza a partir de este mes de octubre. Con posterioridad, la firma iniciará servicios a Iguazú, Bariloche, Neuquén y Salta.

Un año antes, la firma se hizo con el control de 152 itinerarios dentro y fuera de la Argentina, previo aval de la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac).

La firma en cuestión es una de las líderes a escala mundial del negocio de los vuelos baratos.

En marzo del año pasado, Norwegian presentó un plan de inversiones en la Argentina con desembolsos comprometidos por hasta u$s4.300 millones a desarrollar en un lapso de entre cinco y ocho años. Tamaño anuncio no incluyó la aclaración de las ventajas impositivas otorgadas por el Gobierno que ahora revelan las organizaciones.

En toda su evolución comercial en el plano doméstico, la empresa noruega tiene previsto volar unos 70 aviones, aunque en una primera etapa operará entre 6 y 10 aviones Boeing 737-800 y Boeing 737 MAX8 con matrícula argentina (LV).

“El 20% del sueldo básico de los empleados está siendo financiado con estos beneficios que le han entregado a la compañía. Además, Norwegian recibe una ‘ayuda’ de $5.000 por empleado para que éstos reciban una capacitación en la tarea que deben realizar una vez contratados. El negocio de la empresa, parece, es lograr casi de forma permanente un financiamiento estatal que le achica la mayoría de sus costos”, disparó otra fuente del bloque sindical.

La audiencia que viene

La intervención que llevarán a cabo los gremios este viernes tendrá epicentro en la audiencia pública confirmada por la Anac. La actividad se desarrollará en el porteño Centro Metropolitano de Diseño (CMD).

El organismo le dará cumplimiento a lo determinado por los Artículos 102, 108 y 128 del Código Aeronáutico y lo ordenado por la Resolución N° 485-E del 25 de noviembre de 2016 del ministerio de Transporte.

En la audiencia se evaluarán las solicitudes de Andes Líneas Aéreas, que procura hacerse con 199 nuevas rutas, Avian (6), Baires Fly (5), FlyBondi (284), Grupo Lasa (19), Jetsmart (276) y LAN Argentina (3).

“De la totalidad de empresas que se presentan, siete requieren vuelos regulares mientras que Dangus y Cielos Mediterráneos presentan pedidos para volar servicios no regulares”, informaron desde los sindicatos.

Por el lado de FlyBondi, fuentes de la compañía confirmaron ante iProfesional el pedido de nuevo recorridos, y aclararon que la apuesta ahora se ajustará a rutas de cabotaje e internacionales cuyo “90% no pasarán por Buenos Aires”.

Según trascendió en las últimas horas, las rutas domésticas a asignar conectarían a 45 ciudades del país, mientras que las rutas internacionales que pretenden las aéreas unirían a la Argentina con 55 ciudades de 14 países alrededor del mundo.

Por estos días, son ocho las provincias que conectan Argentina con el resto de la región y el mundo: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Salta, Tucumán, Río Negro y Neuquén; las nuevas rutas pedidas sumarán a ese listado a Jujuy, San Juan, La Rioja, Corrientes, Misiones, Chaco, Catamarca, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Para la Anac, las nuevas opciones para volar dentro y fuera del país “se suman a una red aérea cada vez más federal e integrada”.

“El mes pasado significó el mejor agosto de la historia para el sector aéreo: volaron en todo el país 1,33 millones de personas. El acumulado del año, con 9,26 millones de pasajeros, muestra una suba interanual del 12% y del 37% respecto del de 2015, habiéndose sumado 2,5 millones de pasajeros”, explicó el organismo en un comunicado.

En ese marco, la llegada de las aerolíneas “low cost” es uno de los pilares del Gobierno en su política de expansión de ese vía de transporte de pasajeros. Y es parte fundamental de la ultra promocionada “revolución de los aviones” que Transporte pregona en cada una de sus actividades.

A los ojos de Guillermo Dietrich, acelerar el desembarco de más compañías en la actividad aerocomercial redundará en un abaratamiento en el precio de los pasajes así como en el incremento de los viajes. Para los gremios, el plan oficial no es más que una maniobra de precarización laboral.

Al margen de la diferencia de criterios, lo cierto es que el Gobierno viene llevando a cabo tareas de modernización de la infraestructura en aeropuertos, además de continuar promoviendo la incorporación de tecnología de navegación aérea, equipamiento logístico y otras obras complementarias.

En esa dirección, desde la Casa Rosada se informó que ya se terminaron ya obras en 20 aeropuertos y hay otros ocho en ejecución, como parte de un plan de inversión de más de $24.000 millones a cumplir de aquí a 2019. Los objetivos detrás de este desembolso: ampliar la capacidad del sistema aéreo argentino, incrementar la conectividad aérea, duplicar la cantidad de personas que viajan en avión.

Patricio Eleisegui

iprofesional.com

Descargar Semanario Seis Páginas