SEGUINOS

NACIONALES

Llegaron al país los aviones de entrenamiento que Macri compró a EE.UU.

La operación se acordó como un gesto hacia Obama, cuyo partido luego perdió las presidenciales. Argentina continuó con el trato y busca consolidar vínculos.

Este lunes arribaron a Córdoba cuatro aviones de instrucción Beechcraft T-C6+ Texan II, que fueron comprados a los Estados Unidos para modernizar la flota de la Fuerza Aérea.

El primer grupo de aeronaves pertenece a un lote de 12 Texan II, repuestos y sus equipos de soporte adicional, que fueron adquiridos por un costo de más de u$s160 millones, según consta en la ampliación presupuestaria del decreto 595 publicado en el Boletín Oficial en agosto pasado.

El origen de la adquisición se encuentra en la visita del entonces presidente de los Estados Unidos Barack Obama, en marzo de 2016. A partir de allí, como gesto político y señal de alineamiento por parte del Gobierno argentino, avanzó una operación que fue confirmada en agosto del mismo año.

En ese entonces, la compra abarcaba 24 aviones y alcanzaba una cifra de u$s300 millones. La magnitud del contrato sorprendió porque –a los ojos de algunos especialistas- la Fuerza Aérea podría haber destinado el dinero a otras urgencias, como hacerse de un reemplazo para los interceptores Mirage (dados de baja a fines de 2015).

Luego, Argentina redujo la compra a 12 aeronaves y el costo bajó, lógicamente, casi a la mitad. Permanece la intención argentina de que los aviones sirvan para consolidar vínculos con EE.UU., más allá del off side diplomático que significó apoyar abiertamente al partido Demócrata en las elecciones presidenciales que ganó el republicano Donald Trump.

Los cuatro aviones llegaron en vuelo, piloteados por oficiales de la Fuerza Aérea, partieron desde la Fábrica Texton Aviation, situada en la ciudad estadounidense de Wichita, estado de Kansas.

Primero tocaron tierra en Salta, para luego dirigirse a la Escuela de Aviación Militar de Córdoba, donde fueron recibidos por el ministro de Defensa, Oscar Aguad.

Estas cuatro aeronaves nuevas serán utilizadas para la instrucción de los pilotos argentinos de combate. Este es un apartado en el que el país vivió idas y vueltas luego de la baja por antigüedad del modelo estadounidense Mentor.

Con la llegada de los Texan II, varios de los viejos entrenadores Tucano están siendo asignados a misiones de control en la frontera norte de la Argentina.

En una suerte de “limbo” quedan los entrenadores alemanes Grob TP 120, diez de los cuales habían llegado nuevos entre 2013 y 2014. Si bien prestaron servicio a la Fuerza Aérea, son propiedad de la fábrica de aviones FAdeA y en junio de este año se frenó su operatividad porque no se adquirieron repuestos para su mantenimiento.

En cuanto a los reactores nacionales "Pampa", también son de entrenamiento, pero se ubicarían en un escalón superior a los Texan II en la formación de los pilotos argentinos.

Una vez completada la recepción del lote de 12 Beechcraft T-C6+ Texan II, no se descarta que alguna de estas máquinas sean utilizadas para el control fronterizo del espacio aéreo nacional.

Actualmente, este tipo de avión es utilizado por las fuerzas armadasde los Estados Unidos, Canadá, México, Grecia, Israel y Marruecos.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas