SEGUINOS

POSADAS

Los accidentes de tránsito y las praxis médicas, en la mira de los abogados cuervo

En breve se conocerá el primer caso de un abogado sancionado por el Tribunal de Etica del Colegio de Abogados por haber contrariado los principios que deben regir la actividad en la atención de víctimas de un accidente, a las que asistió porque llamativamente se encontraba “en el lugar de los hechos”. Los médicos dicen de su parte que Misiones es una de las provincias con las demandas más abultadas por presunta mala praxis.

La película “Carancho” de Pablo Trapero, con Ricardo Darín de protagonista, puso en evidencia una realidad que cada vez se extiende más en el país y demanda inversiones millonarias a compañías de seguros. En tanto, en el campo de la medicina, las demandas indebidas por presunta mala praxis inciden aumentando el costo salud, alteran la relación médico-paciente, y en un bajísimo porcentaje finalizan realmente en juicios.


Quien fuera gerente del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), Marcelo Aiello, señala que la película “se introduce en una red mafiosa de abogados dedicada a lucrar con víctimas de siniestros de tránsito. Un negocio delictivo que no sólo implica pérdidas ilegales para las compañías sino que también se vale de la gente con menos recursos, marginados de las condiciones básicas y también de información”.


Añade que en Argentina se pagan cerca de 2.500 millones de pesos en siniestros de automotores anualmente, según datos de la Superintendencia de Seguros de la Nación. A nivel mundial, las cifras del Insurance Information Institute, señalan que al menos el 10% del total de los siniestros posee algún componente de fraude o están magnificados.


En el país, sólo se detecta entre un 2 y un 3% del monto pagado, con lo cual el potencial de crecimiento de la detección de estos delitos es muy grande, aunque aún hay mucho trabajo por hacer, observa. “Es un tema delicado y consiste en que un abogado busca casos contrariando las normas de la ética profesional, afectando la dignidad de los colegas y se expone a sanciones de parte de nuestro tribunal de Etica”, explica Rodrigo Bacigalupi a Seis Páginas.


Comenta que, precisamente está en su tramitación final la sentencia contra un abogado dictada por el Tribunal de Etica, al tiempo que hay “varios otros procesos en trámite” de similares características. Pero, al mismo tiempo, dice que los integrantes de ese organismo de contralor han hecho saber a la comisión directiva de abogados que se están encontrando con muchos casos en los que el denunciante termina rectificando sus dichos y desistiendo de la acusación, lo que vuelve a llamar a sospecha en torno de todo el procedimiento.


En el mejor de los casos podría tratarse de el resultado de malos entendidos que después se solucionan. Peor bien podría existir una intencionalidad aviesa destinada a perjudicar al profesional. Informó que entre los requisitos para llevar adelante la investigación figura la ratificación de sus dichos por parte del denunciante, instancia en la que se produce aquel arrepentimiento, o bien cuando el abogado comienza a ejercer su derecho a la defensa. “Esto hace, en principio, que nos encontremos con situaciones poco serias, sobre las que nos está advirtiendo el Tribunal y estamos analizando procedimientos destinados a esclarecer cuanto sucede”, añadió Bacigalupi.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas