SEGUINOS

POSADAS

Los avances que muchos procuran y los frenos de los que esconden la mano

Es muy posible que este fin de año haya dinero en la calle como no se vio antes. Acaso por primera vez los más pobres tengan alguna moneda en los bolsillos. Pero ello no significará que los problemas estén resueltos, sino encaminados hacia la solución. Porque Argentina crece a niveles inéditos y acciona medidas redistributivas, pero se trata de un camino no sencillo. Y, al mismo tiempo, casi inédito: en esa dirección acciona el gobierno, empresas y trabajadores, jubilados. En sentido contrario la oposición y los medios concentrados. Entonces hay avances y frenos.

Algunos desestabilizadores que no llegaron a alcanzar tan siniestro propósito, sencillamente porque hay una Presidenta de firmes convicciones democráticas e inteligente. Capaz inclusive de colaborar sin ingerencias indebidas con un opositor que la descalificó más de una vez a ella y al ex presidente Néstor Kirchner.



Es más el jefe de Gobierno Mauricio Macri, sin sonrojarse y después que el Estado nacional logró la desocupación del parque ocupado, se paseó por el predio. Cristina Fernández, en cambio,  siguió con su agenda de Jefa de Estado. En otro tiempo, un Presidente hubiera hecho valer su poder de solución y le habría ocupado el espacio político a un Jefe de Gobierno estadual. Pero para desdicha de la oposición, esta Presidenta no es de esa dirigencia.



Ominosas pantallas televisivas habían mostrado centenares de veces hechos de violencia en estos predios ocupados e incentivado a repulsas xenófobas de grupitos de “vecinos” que cortaban autopistas como la de la General Paz y descalificaban a la Presidenta. Desde Estados Unidos el ex presidente Eduardo Duhalde había “anticipado” lo que iba a suceder. Bien lejos, en Harvard (qué casualidad), por las dudas si el embate incendiario tenía éxito y desestabilizaba a la Presidenta. Acaso buscaba “bajar” dos pájaros de un tiro: a Macri como competidor en el mismo espacio de la derecha y a Cristina como política con adhesión popular. Porque él se piensa postular a la Presidencia para el 2011 y la verdad es que la intención del voto lo posiciona bien lejos entre los aspirantes al pretendido cargo. Siempre fue así. Sólo pudo llegar a la primera magistratura por fuera de la elección directa de la ciudadanía.



Lejos de tan turbulento escenario, Misiones discurre hacia el fin de año con un claro perfil del Frente Renovador y un confuso panorama en la oposición, donde surgió un extraño Frente Vecinal y está en ciernes una particular UTE (Unión Transitoria Electoral). En la semana que concluye, hubo anuencia para la aspiración del gobernador Maurice Closs de ir por un segundo mandato, de parte de Carlos Rovira y principales dirigentes de la fuerza política en el gobierno. Closs había exteriorizado su deseo, con ocasión del balance de gestión realizado en conferencia de prensa, en el Canal 12, la televisora estatal misionera. Aclarando que aspiraba a una elección en paz, a diferencia de otros períodos en que se resolvieron internas en las elecciones generales.



En esta última semana, además, empezó a verse la UTE que enhebran dirigentes de discurso contrapuesto pero que se avienen a ir juntos a las urnas a fin de sumar sufragios. Porque nada parece más distante que el discurso del diputado provincial Héctor Bárbaro y su par ex macrista Claudio Wipplinger. El primero con apoyo a ideas de intervención del Estado en la economía y el segundo reacio a cualquier ingerencia que acote “el mercado” en función del interés general. Sin embargo, irán unidos a las elecciones generales, con la “militancia mediática” del diario de la familia Wipplinger. La única forma de hacer política que parece conocer el vástago de los transportistas.



No es la única novedad aportada por la oposición. También se presentó en sociedad un Frente Vecinal que parece decidido a “cortarse solo”, lejos de los partidos originales como el del Peronismo Federal de Ramón Puerta o la UCR que lleva por candidato a Luis Pastori.



Fue presentado como “multipartidaria” (salvando la enorme distancia que lo separa de aquella gesta cívica de los ’80) y se los vio avalando la extraña especie al senador Luis Viana y a Barón Viana. Resta por saber cómo accionarán, porque necesariamente alentarán el corte de la extensa boleta electoral, y con ello el quite de votos a los candidatos a gobernador de sus respectivas colectividades políticas. En el caso del puertismo, por ejemplo Ricardo Skanata le quitará votos al ex vice Pablo Tschrisch o al mismísimo ex gobernador que podría volver a candidatearse. El veterano Hernán Damiani, a su vez, se los restará a Pastori.



Tal vez esta alianza no sea otra cosa que confesión de parte: no pueden aspirar a los primeros cargos –gobernador, cabezas de lista de senadores, diputados; ni a intendente- y esperan acceder a segundos lugares: alguna banca provincial, concejalías posadeñas. No importa, entonces, cuántos votos se quiten, siempre serán pocos. En el caso del puertismo, parece más que obvio, luego del fallecimiento del “puntero de lujo” Julio Alberto Ifrán, que atraía a figuras del viejo peronismo poco afectos al empresario yerbatero. Es decir, allí se sigue restando, no es novedad.



Pero no se sabía, en cambio, que también estuvieran descontando sufragios en el Radicalismo, cuya intención de “ir solos” a las generales tenía por cometido “contar los votos” propios, imaginando que se podía seguir remontando la cuesta en busca de aquel primero y segundo lugar que supo conquistar el centenario partido en la ciudadanía misionera. Claro que en esta fuerza las internas siempre fueron dispersadoras de voluntades.  Tal vez sea ése el caso del nuevo frente vecinal. Máxime si se tiene en cuenta la experiencia política de un Damiani y su llamativa vinculación con Viana.



Y así como el año finaliza con los primeros pasos en dirección a las urnas, en lo que concierne a la gestión, las buenas nuevas tienen que ver con el mantenimiento del crecimiento de Misiones, con 60 mil millones de pesos exteriorizados por el Producto Bruto Geográfico o los 7.200 millones de dólares del Producto Bruto Interno. Un crecimiento que se sitúa ya en un 11% para las consultoras privadas. Que alienta el buen humor y el consumo. Más allá de los cruces a Encarnación. Posadas tiene unos 400 mil habitantes, que traspongan el puente para ir a la vecina ciudad paraguaya unas 20 mil personas –imaginando que todas son residentes de la capital provincial, cuando es sabido que no es así- supondría que un 20% es el que está viajando para gastar en otro lugar. Y si también esto les pesa a los comerciantes posadeños será cuestión de apelar a la imaginación y difundir, por ejemplo, los buenos planes de compra que tienen este fin de año las tarjetas de crédito. Es cuestión de pensar y actuar en consecuencia. Máxime que todos los fines de semana, paraguayos y brasileños –de alto poder adquisitivo- llegan a Posadas, para pasear, distenderse, ir al cine, al casino, a los buenos restaurantes de la capital provincial.



 



 



 




 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas