SEGUINOS

POLITICA

Los diputados del PJ ponen más presión a las negociaciones por el Presupuesto

Los diputados del Peronismo no kirchnerista salieron a marcarle la cancha el Gobierno. Están convencidos que al Ejecutivo no le bastará con enunciar un acuerdo con los gobernadores del PJ para que se vote a libro cerrado la ley de Presupuesto 2019 que reflejará, entre otras cuestiones, el ajuste al que la Casa Rosada se comprometió con el FMI.

 

Hasta el momento, el foco del Gobierno han sido los gobernadores, con quienes hubo sondeos informales e individuales. El próximo paso sería convocarlos por tandas, según sean de Cambiemos, peronistas o provinciales. No obstante, algunos diputados peronistas -PJ Federal y massismo- dejaron en claro que no pretenden ser una escribanía sino parte de las negociaciones.

 

“No queremos que haya dos o tres mesas. Tiene que haber una sentada donde participen los gobernadores, los diputados y los senadores”, dijo a Clarín el jefe del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner.

 

En sintonía, otro de los referentes del espacio, el diputado Diego Bossio, considera que si el Gobierno cree que con el presupuesto se solucionan los problemas de la Argentina “está muy equivocado”. “Como lo hemos dicho en otra oportunidad, el problema no son los objetivos, es el camino y el rumbo económico que eligió”, dice.

 

Tanto Kosiner como Bossio, que forman parte de un interbloque de 33 diputados que responde a los gobernadores peronistas y actúa en espejo con el cuerpo de senadores que encabeza Miguel Angel Pichetto, tienen en claro que la posición final será acordada entre los gobernadores, los senadores y los diputados. Pero no por ello, dejan de subrayar que hoy el oficialismo no los tiene en cuenta y sin embargo son actores principales.

 

El antecedente remite al tratamiento en diciembre del año pasado de la reforma previsional. Si bien en aquél entonces en el Gobierno aseguraban contar con los votos por un acuerdo previo con los mandatarios provinciales del PJ, en los números no fue así. Votaron en contra 13 diputados del Peronismo Federal y 17 del massismo y sus aliados.

 

Un sector del radicalismo había sugerido -en las críticas en privado que en la UCR suelen hacerle al macrismo- la conformación de una mesa que interactúe directamente con los legisladores opositores, para ir preparando un terreno de consenso. Pero en el peronismo dialoguista extrañan las convocatorias del titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, para negociar los temas.

 

“De un tiempo a esta parte no ha habido diálogo, pero eso tiene que ver con la dinámica interna de Cambiemos”, dice Kosiner.

 

Graciela Camaño del Frente Renovador, dejó en claro a esta diario que “nosotros no estamos participando de ninguna negociación y estamos esperando que el Gobierno defina. Está bien el diálogo con los gobernadores pero no se ve el diálogo ni resultados”, agregó.

 

Los legisladores peronistas creen que la Nación no puede esperar un fácil acuerdo, teniendo en cuenta que hasta hace poco se discutía sobre la base de una inflación del 15%, una pauta de crecimiento del 3,5% y un dólar a $19. ¿Qué pasa si en el medio pega una fuerte subida el dólar?¿Cuáles serían los números? Preguntan. “No podemos permitir un presupuesto que solo atienda los intereses del FMI “, dispara Bossio.

 

El peso del Peronismo no kirchnerista no es menor. Representan el 20% de la Cámara de Diputados. Juntos, Argentina Federal y el massismo suman 54 bancas. Sumadas a los 108 de Cambiemos, con 162 votos, pueden convertir en ley cualquier proyecto porque exceden la mayoría necesaria de 129. Pero sin ellos, nada es posible para Cambiemos.

 

El propio Pichetto, en una entrevista con Clarín dijo que el Gobierno está con una lógica del ajuste, pero “inmolarse en el altar del ajuste lleva a la gran frustración y al fracaso y además le va a sellar el destino y la suerte al Gobierno en 2019”. Claro, hay elecciones generales.

Fuente: Clarín.