SEGUINOS

NACIONALES

Los gobernadores amenazan con no renovar el impuesto al cheque por la pelea de la coparticipación

“Espero que la Corte sea prudente”, repiten por estas horas gobernadores peronistas y sus legisladores, que el martes se reunirán junto a sus fiscales de Estado para definir como impedir que el máximo tribunal le actualice a María Eugenia Vidal el Fondo del Conurbano, una decisión que podría concretarse después de las elecciones de Octubre.

Esa decisión le permitiría a Vidal sumar unos 50 mil millones de pesos de los cuales -el Fondo está congelado desde 1997 en 650 millones. Fuentes del máximo tribunal confirmaron en su momento a LPO que el pedido de Vidal es razonable y sería aceptado, pero la duda es si además dirán quien debe poner la diferencia: Las provincias o la Nación.

El Fondo del Conurbano fue la manera que encontraron Carlos Menem y Eduardo Duhalde para devolverle a la provincia los puntos de coparticipación que entregó el gobernador alfonsinista Alejandro Armendariz y que metieron a Buenos Aires en un déficit estructural crónico. Como modificar la ley de coparticipación es imposible en los hechos -requiere unanimidad de todas las provincias y su aprobación por el Congreso y las legislaturas provinciales-, Menem y Duhalde encontraron ese atajo. El problema es que en 1997 se congeló y nunca más se actualizó pese a las sucesivas devaluaciones.

Antes de fallar, la Corte pidió informes a todas las provincias y los fiscales de Estado los irán entregando esta semana, pero antes sus jefes se reunirán el martes en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) para fijar una estrategia común. En la anterior reunión, los gobernadores acordaron que sea el salteño Juan Manuel Urtubey el que coordine las acciones.

Según supo LPO, la idea es dejar claro este martes a la Casa Rosada que si la decisión de la Corte Suprema implica algún tipo de reducción a las fondos que reciben las provincias, están dispuestos a no renovar la prórroga del impuesto al cheque.

La discusión sobre la actualización del Fondo del Conurbano que pasaría de 650 millones a 50 mil millones, está en el centro de la discusión entre la Casa Rosada y los gobernadores, que oscilan entre ofrecer a Macri un acuerdo y enfrentarlo en el Senado.

También se podría exigir una coparticipación más plena de ese tributo, que hoy sólo alcanza el 30%. El resto queda en el Tesoro nacional. Los nervios son mayores en las provincias más chicas porque son las más favorecidas con la coparticipación de fondos que un fallo de la Corte podría dar a Macri la excusa para derivarlos a la provincia.

Por caso, Salta perdería 2500 millones de pesos y su gobernador Juan Manuel Urtubey no está dispuesto a tener ese agujero en sus finanzas. En su entorno aseguran que si esto sucede pediría acelerar el debate por la reforma tributaria.

El viernes los fiscales de Estado de las provincias se reunieron y el más duro fue el de San Luis, Eduardo Allende, quien pidió una unidad de todas las provincias. Por su reclamo, el martes podrían ir al CFI los gobernadores Alberto Weretilneck (Río Negro) y Miguel Lifschitz (Santa Fe).

Para sumar presión, los gobernadores peronistas además avanzarían en la conformación de bloques propios para diciembre, que pueden servir tanto para acordar leyes que le interesen a Macri como hacerle sentir sus reclamos en el Congreso.

En Diputados los gobernadores con Urtubey a la cabeza crearon el año pasado el bloque justicialista con 17 miembros. Con los resultados de las primarias ascenderían a 23, pero descuentan la unidad con el frente 1País de Sergio Massa, que de mantener sus aliados podría ofrecer un número de bancas similar.

Con los resultados de las primarias los gobernadores sumarían unos 23 diputados, a los que se podrían sumar los que meta el frente 1País de Massa. Gobernadores como Domingo Peppo (Chaco), Segio Uñac (San Juan) y Gustavo Bordet (Entre Ríos) podrían mudar a sus elegidos del FpV-PJ, pero los resultados de agosto no le permiten pensar en grandes números.

Tras una fina victoria en las primarias, Peppo pidió este domingo una unidad plena del peronismo. "Los gobernadores nos estamos juntando en un grupo, que le dicen la liga de gobernadores; el que lidera la ex presidenta es un espacio consolidado; sectores con los que seguramente nos tendremos que sentar, como el sector renovador (por Massa)". 

"La base que tiene el peronismo hoy es una cantidad importante de gobernadores y una base territorial muy fuerte de muchísimos intendentes. Si cada uno juega en la suya, va a haber Cambiemos para más tiempo", completó. En el Senado los conducidos por Miguel Pichetto bajarían a 29 votos con los números de agosto, a 8 del quórum propio, pero Cristina Kirchner, su nueva compañera podría retener 5 o 6 bajo su conducción.

Por eso no faltan quienes esperan que una derrota en octubre la obligue a fundirse bajo sus órdenes o aislarse. De todos modos, la ex presidenta no impedirá que los gobernadores sean la primera minoría del recinto y condicionen la agenda de Mauricio Macri. Y la propia.

Fuente: La Política Online.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas