SEGUINOS

POSADAS

Los privilegios que dividen al país central de la periferia

Una familia que vive en un departamento del barrio porteño de Floresta pagó en el bimestre agosto-septiembre un total de 16,73 pesos en concepto de consumo de gas natural por redes. El consumo del combustible en ese período fue de 50 metros cúbicos. Mucho más lejos, en Misiones, otra familia debe desembolsar unos 20 pesos -como mínimo, porque en algunos casos el monto llega a los 24 pesos- para contar con el producto pero envasado en una garrafa de diez kilogramos, que se terminará no más allá de los treinta días. La garrafa de 10 kg tiene una capacidad de 12,78 m3. A simple viste la diferencia es notable. En este contexto es que se aprecia con crudeza las realidades del Norte empobrecido y de la Pampa Húmeda opulenta. Y la prueba contundente de que las asimetrías también ocurren dentro de un mismo país.

Es decir que por 50 m3 de gas esa familia de la Ciudad de Buenos Aires pagó mucho menos que la de Misiones.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas