SEGUINOS

ECONOMIA

Los salarios cayeron un 6% en julio y crecen reclamos por paritarias

En la nueva cartera que unifica a los ministerios de la Producción y de Trabajo se preparan para recibir una ola de pedidos de reaperturas de negociaciones paritarias de parte de los sindicatos, ante el salto de la inflación. La presunción tiene toda lógica y se fundamenta en números.

De acuerdo al Reporte sobre Trabajo Registrado elaborado por esa cartera en julio pasado, el salario promedio del sistema formal cayó 6,1 % en términos interanuales. Si el cálculo se hace en base a la mediana estadística (valor que se ubica en el centro en una serie) el poder de compra se redujo 8,8%.

Los funcionarios de Trabajo entienden que el impacto de la devaluación está comenzando a notarse con mayor nitidez, y suponen que por lo menos hasta noviembre de este año, los indicadores van a ir empeorando. De acuerdo con los datos oficiales en los primeros siete meses del 2018 el salario promedio mensual fue de $31.917. El año pasado, durante el mismo período, el salario fue $479 más alto, al ajustarlo por la inflación.

El reclamo va a ser inevitable. Los funcionarios creen que hay buena diposición de las empresas y de los gremios para sentarse a discutir, pero consideran que tales conversaciones tendrán que ser “sector por sector”. Rechazan que se fije un número general para todas, ya que entienden que cada paritaria tiene su particularidad. Cada gremio negoció números distintos y cada calendario paritario es diferente, de modo que la devaluación los afecta de manera desigual.

En cuanto a los datos, Trabajo informó que en agosto había declarados 12,2 millones de trabajadores. Respecto de un año atrás son 41.300 más, un 0,3%. En cambio, con relación a junio se perdieron 59.800 empleos, 0,5%. Los datos hacen la aclaración que en julio en Agroindustria se comenzó con un proceso de reempadronamiento de 47.900 monotributistas sociales rurales, lo cual alteró la comparación. Con ello la caída intermensual de empleos sería de 12.000 puestos.

El total de trabajadores del sector privado registrado fue 8,7 millones. Todavía son 12.000 puestos mas que hace un año. De ese total, 6,2 millones son empleados de empresas. Hay otro 1,6 millón de monotributistas, 490 mil empleados domésticos y 400 mil autónomos. En el sector público trabajan 3.156 millones de personas (10.000 menos que hace un año) y hay 343,5 monotributistas sociales.

En tanto, la creación de empleo en agosto registró una caída del 0,5% en agosto, con relación a igual mes del año pasado, según datos de la Encuesta de Indicadores Laborales que realiza la Secretaría de Trabajo. El reporte indica que la tasa de entrada (proporción de empleadores que dijeron haber incorporado personal) de agosto fue del 1,6% mientras que la tasa de salida (proporción de empresas que disminuyó personal) fue del 2%

Las empresas de entre 10 y 49 empleados presentaron un descenso interanual del 1,2% y las medianas, de 0,4%, mientras que las grandes firmas tuvieron un incremento del 0,1%. Las ramas que bajaron la creación de empleo fueron Construcción, con el 4%, industria, 1,6%, Transporte Almacenaje y Transporte, 1,1 y Comercio, Restaurantes y Hoteles, con el 0,9%. Las actividades que crearon empleo fueron Servicios financieros y a las empresas, con el 1,1% y Servicios comunales, sociales y personales, con el 0,8%.

Solo el 6,7% de las empresas tiene expectativas de aumentar la dotación en los próximos tres meses, mientras que el 6,5 espera subirlas. Eso deja un neto de 0,2 puntos porcentuales, el nivel más bajo desde octubre de 2013.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis Páginas