SEGUINOS

NACIONALES

Losada no habría aceptado ajustar en personal, en el almuerzo con Macri

image_pdfimage_print

Si bien oficialmente el almuerzo del presidente Mauricio Macri con intendentes de las capitales de provincias fue presentado como una reunión en la que el Jefe de Estado buscó garantizar que se continuará con las obras públicas iniciadas, el propósito habría sido requerir a los alcaldes mayores ajustes en sus planta de personal y recortes en las tasas.

El auditorio al que le hablaba el Presidente estaba conformado en su mayoría por Intendentes que son de Cambiemos, o son radicales o aliados a la fuerza política en el Gobierno de la Nación.  Ariel Ponce, de San Luis, no es aliado de Cambiemos, pero está enfrentado al gobernador de su provincia, lo que, en cambio, no sucede con Losada que actúa de común acuerdo con el gobernador Hugo Passalacqua, ya que ambos pertenecen a la misma fuerza política en el gobierno de Misiones, el Frente Renovador de la Concordia Social.

Del total de jefes comunales sólo 18 concurrieron a la cita presidencial.  Asistieron: José Corral (Santa Fe), Julio Garro (La Plata), Rossana Artero (Rawson), Ramón Mestre (Córdoba), Eduardo Tassano (Corrientes), Sergio Varisco (Paraná), Jorge Jofre (Formosa), Raúl Jorge (San Salvador de Jujuy); Leandro Altolaguirre (Santa Rosa), Rodolfo Suárez (Mendoza), Mario Losada (Posadas), José Foulkes (Viedma), Franco Aranda (San Juan), Ariel Ponce (San Luis), Roberto Giubetich (Río Gallegos), y Germán Alfaro (San Miguel de Tucumán).

Los restantes cinco jefes comunales no fueron de la partida: Horacio “Pechi” Quiroga (Neuquén), Gustavo Sáenz (Salta) y Alberto Paredes Urquiza (La Rioja), todos ellos con problemas de agenda; Walter Vuoto (Ushuaia) y Jorge Capitanich (Resistencia), quienes no respondieron a la invitación de la Rosada.

La voz de Losada

En ese almuerzo, Macri les aseguró que continuará la financiación de las obras públicas iniciadas en las capitales provinciales, pero les requirió que ajusten las plantas municipales y recorten las tasas que cobran los municipios.

Y fue cuando le tocó hablar, el momento en que el intendente de Posadas, Joaquín Losada le habría dicho al Presidente que “ya no se puede ajustar más”. Le habría señalado las dificultades en las que se desenvuelve la capital misionera con las impiadosas asimetrías de Paraguay y también de Brasil.

Habría recordado igualmente las medidas requeridas una y otra vez al Gobierno de la Nación, que hubieran mitigado esos efectos como la reglamentación del artículo 10 de la Ley Pyme, o un volumen determinado de combustibles con alícuota cero del impuesto que se les aplica. Medidas que beneficiarían a la región sin por ello afectar los ingresos de la Nación.

Nada de eso se logró y la situación es ya de por sí de una austeridad acentuada. De tal modo, el Intendente habría expresado que el ajuste no pasará por la gente. Le recordó que la crisis no sólo afecta al sector público sino también al privado, lo que complejiza toda la economía.

Tiempo atrás, Losada ya había adelantado su posición contraria a un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, a partir de que todos los logrados con anterioridad, fueron perjudiciales para la Argentina.

Semanario Seis Páginas
Semanario Seis Páginas 445