SEGUINOS

Lula en Argentina

“La crisis obliga a tomar medidas que tienen que ver no con el proteccionismo como una deformación del intercambio sino para dar respuesta a sus trabajadores”, afirmó la Presidenta durante una conferencia de prensa con su par brasileño. Y sostuvo que “si hay diferencias dentro de un país, puede haberlas de un país a otro”. Ambos gobiernos presentarán una nota para que la OIT debata en el G-20.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner y su par brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva coincidieron hoy en que la unidad regional será la salida a la crisis financiera internacional.

Tras agasajar a Lula con un almuerzo en el Palacio San Martín de la Cancillería y firmar acuerdos en Casa de Gobierno, Cristina sostuvo que “en la unidad regional, en la complementariedad y en la construcción política está la puerta de salida de la crisis que otros han generado pero que nosotros vamos a superar”.

Por su parte, Lula afirmó que “la integración es la mejor y la mayor forma de salir de la crisis” y aseguró que “la Argentina y Brasil saldremos de esta crisis mucho más fuerte de lo que estábamos cuando se desató”.

La Presidenta recordó que “antes, equivocadamente, se privilegiaron las relaciones por afuera de la región, cuando en realidad está entre nosotros mismos la clave de resolver nuestros propios problemas”.

Cristina afirmó que “en este mundo contemporáneo se visualiza lo acertado que fue haber perseverado en este camino de asociación y de integración que es el MERCOSUR, que se reconoce también en la UNASUR (Unión de Países del Sur)” y auguró que la región “va a tener en siglo XXI un peso específico impensable e inédito unas décadas atrás”.

La Presidenta señaló que “nuestras economías aportaron las dos terceras partes del crecimiento económico en los últimos 10 años y estaban en el rumbo cierto, en el camino de la producción, de la generación de trabajo, de agregar valor a nuestros productos” y sostuvo que “la riqueza no genera riqueza sino que el trabajo la genera”.

Cristina informó que “acordamos con Brasil una solicitud que enviamos al último anfitrión del G-20, el primer ministro británico Gordon Brown, para incorporar a la OIT (Organización Internacional del Trabajo) al debate del G-20”.

La mandataria manifestó que en las dos últimas reuniones del G-20 “escuchamos el lamento de los financistas y de los bancos” y recordó que “tenemos experiencias los argentinos que de las crisis financieras no se sale de un día para otro”, y añadió que “sostuve en el G-20 que el papel del Estado es fundamental”.

Aclaró que “no hablo de modelos de estatización, que a algunos parece que le surge un poco de alergia, sino simplemente porque lo únicos que quedaron parados en medio de la crisis son los estados”, que “pueden inyectar liquidez a la economía real para reconstruir el circuito”.

La mandataria explicó que “los bancos, líquidos, se sientan sobre ella por temor a caer o no poder hacer frente a las obligaciones”, y expresó que “entonces las tasas son altas y no hay liquidez para la economía real”.

“Tiene que ir allí el Estado, para volver a dotar a esa economía real de financiamiento y generadora de trabajo y permita conservar a sus empleados”, resumió, “porque si aumenta el número de empleados se carece de elementos para el consumo y si no hay consumo no hay producción”.

La mandataria resaltó además que la Argentina y Brasil “han tenido la virtud de acertar la política que permitió el crecimiento inédito ambos países”, y recordó que la Argentina “completó en seis años el crecimiento económico más importante en sus 200 años de historia, contra todos los pronósticos”.

En ese sentido contó que “siempre pronosticaban que al año siguiente se caía” la economía y reseñó que “sorteamos también obstáculos internos que anunciaban que (la economía) era un veranito”.

Por su parte, Lula destacó su convicción de que “entre nosotros no debe haber tabúes” y que “la integración es la mejor forma de salir de la crisis”.

“Debemos recuperar nuestro prestigio comercial, debemos hacernos amigos y a través de la UNASUR fortalecernos en la región porque además del progreso político debemos saber que América Latina no precisa ya de discursos intelectuales para entender hacia donde debemos encaminar nuestros esfuerzos”, subrayó.

En ese marco criticó a “algunos que dicen que el UNASUR demora mucho y yo les pregunto cuanto demoró la Unión Europea en conformarse como bloque: unos 50 años por lo menos”.

Lula destacó también “el extraordinario cambio que se registra con la presencia de nuevos actores sociales en nuestra región y que nos van a ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestros habitantes”.

“Esta es la primera crisis del mundo que nos encuentra a los países emergentes en mejores condiciones que Europa, que los Estados Unidos y que muchas otras naciones”, enfatizó el presidente de Brasil.

“Por eso digo que es una oportunidad fantástica para todos nosotros”, subrayó, y agregó que “tanto Cristina (por la presidenta argentina) como yo queremos que estos grandes países se recuperen para que sigan comprando nuestros productos”.

“Pero lo importante en esta nueva historia es que sepan que ya no puede venir a decirnos en nuestros países como si fueran nuestros papás en qué tenemos que invertir, qué es lo que tenemos que hacer y que sepan que ya no nos pueden tratar como nos trataban en las décadas de los `80 o lo `90”, sentenció Lula cosechando los aplausos de todos los presentes.

Lula confesó que “no esperaba que en el G-20 hubiera resultados, pero los hubo” y subrayó que “en esa reunión nadie sabía que hacer con la crisis, nadie sabía para adonde salir y todos esperaban que alguien diera una solución”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas