SEGUINOS

NACIONALES

Macri buscará llegar a un acuerdo con los gobernadores por el presupuesto

image_pdfimage_print

El éxito de la oposición en el Congreso con la sanción de la ley que retrotrae las tarifas de servicios públicos a noviembre último generó dos conclusiones en la Casa Rosada: la relación con el peronismo, tanto con los gobernadores como con los legisladores, se mantendrá sin alteraciones y también fue un llamado de atención interno. Es que la derrota, en definitiva, fue un regalo que les ofreció el oficialismo a todas las vertientes peronistas.

 

No habrá sanciones ni se regañará a los mandatarios provinciales que “no jugaron bien”. El Gobierno quiere rápidamente dar por terminada la disputa por las tarifas y pondrá la energía en los próximos desafíos. Tanto es así que el presidente Mauricio Macri tiene previsto firmar el veto apenas llegue a la Casa de Gobierno la notificación desde la Cámara de Senadores.

 

El principal objetivo, a partir de ahora, es lograr un “acuerdo nacional” con la oposición para la aprobar el presupuesto 2019. El primer paso será en los próximos días, cuando el presidente Mauricio Macri se reúna con los gobernadores. “Es complicado, pero vamos a seguir tendiendo puentes”, explicó uno de los negociadores del Gobierno con la oposición.

Macri visitará Salta, donde se reunirá con Juan Manuel Urtubey y el tucumano Juan Manzur . Tendrá encuentros bilaterales y de gabinete. El Presidente, que se quedará a dormir en localidad de Cachi, inserta en la zona alta de los Valles Calchaquíes, viajará mañana a Santiago del Estero, donde se verá con Gerardo Zamora.

 

Aunque aún no está definida la fecha, fuentes oficiales aseguraron que será antes del debut de la Argentina en el Mundial (enfrentará a Islandia el 16 de junio). Macri quiere que los mandatarios provinciales participen en la confección del presupuesto, que tendrá una rebaja de déficit fiscal mayor de la anunciada.

 

“Los seguimos necesitando para lo que viene, que es más complejo”, describió uno de los integrantes del gabinete. Pese a la derrota, fuentes oficiales destacaron que los gobernadores están cumpliendo a “rajatabla” con el pacto fiscal.

 

Pero el foco de fastidio por la aprobación de la norma no estaba solo dirigido a la oposición. Desde el Gobierno también mostraron enojo con sus socios, el radicalismo y la Coalición Cívica. “Las tarifas no estaban en la agenda de la oposición, las metimos nosotros”, se lamentó un hombre con acceso al despacho presidencial.

 

Se refería así al reclamo de la diputada Elisa Carrió y del gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, que tras el anuncio de los aumentos del gas y de la luz se quejaron públicamente y reclamaron cambios.

 

Cerca de Macri también destacaron que la presentación del proyecto del Frente Renovador, con el respaldo del kirchnerismo y gran parte del denominado “peronismo racional”, puso en evidencia el “acuerdo integral” que alcanzaron el jefe del Bloque del PJ, Miguel Pichetto, y Sergio Massa, a quien le reconocen poder de daño. Incluso, resaltaron la “jugada de ocultar” al kirchnerismo durante el debate. El interrogante que nadie se animó a responder ayer en la Casa Rosada es si esta sociedad que lideraron Pichetto, Massa y la expresidenta Cristina Kirchner se podrá sostener en el tiempo.

 

“Ahora que se dieron cuenta de que existe 2019 [por las elecciones] saben que solos no llegan”, describieron fuentes oficiales.

 

Otra de las certezas que dejó el fracaso fue que los gobernadores no están en condiciones de garantizar resultados en el Congreso. Según la cuenta que hicieron en la Casa de Gobierno, solo 7 de los 19 mandatarios opositores lograron ejercer su presión sobre los legisladores.

 

Lo que sí generó mucho malestar, sobre todo entre los encargados de tratar de torcer hasta ayer a última hora el resultado final, como el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, fue el cambio del senador del Movimiento Popular Neuquino, Guillermo Pereyra. La razón fue que anteayer le había dicho en la cara al Presidente que no acompañaría el proyecto, pero 24 horas después levantó la mano para aprobar la ley.

 

El “gran acuerdo nacional” que imagina Macri es con todas las provincias y estará enfocado a pactar el presupuesto del año próximo, que deberá contemplar una reducción del déficit fiscal a tono con las sugerencias del FMI

 

En el Gobierno evalúan un cambio en la estrategia con los legisladores, porque tras el debate por las tarifas tomaron nota que no todos responden a lo que indiquen sus gobernadores.

Fuente: La Nación.

Semanario Seis Páginas
Semanario Seis Páginas 445