SEGUINOS

NACIONALES

Macri consideró “superada la turbulencia cambiaria” y ratificó al equipo económico aunque admitió que tiene “problemas de coordinación con el Central”

image_pdfimage_print

En la primera conferencia de prensa después de la crisis cambiaria, el presidente Mauricio Macri ratificó las grandes líneas que orientan su gestión, asegurando que la economía crece desde hace siete trimestres. Y reiteró su postura frente a la oposición respecto de las tarifas, asegurando que son las que deben pagarse por el “despilfarro” anterior. Cuestionó el proyecto opositor porque “rompe” el Presupuesto 2018 votado por el mismo Congreso de la Nación.

Consideró “superada la turbulencia cambiaria”, reiteró necesario “un gran acuerdo nacional” con todas las fuerzas políticas de cara al futuro y reconoció “problemas de coordinación entre el gabinete económico y el Banco Central”.

 

“Como dijo el presidente del Banco Central, la turbulencia cambiaria la consideramos superada, pero es importante reconocer el momento de nerviosismo que se vivió en varios sectores de la población, hubo miedo y angustia”, sostuvo el jefe de Estado en la rueda de prensa en la residencia presidencial de Olivos.

 

Durante su mensaje, Macri tuvo lugar para la autocrítica al referirse a dificultades de “coordinación” entre los ministros que manejan la economía y el Banco Central. En esa línea, dijo que debe lograrse la coordinación necesaria “sin vulnerar la independencia” de la entidad que conduce Federico Sturzenegger.

“Estamos recorriendo caminos inexplorados, intentamos hacer las cosas lo mejor posible”, agregó , al tiempo que ratificó a todos los miembros del equipo económico: “Es muy bueno y lo demostró esta semana”.

En otro tramo de la conferencia, Macri afirmó que “el problema de fondo es corregir un problema que se arrastra hace muchas décadas”, apuntando particularmente al déficit fiscal. Al respecto, el mandatario aseguró que la Argentina debe “profundizar” la reducción del gasto público porque “no se puede gastar toda la vida más de lo que se tiene”.

“Lo que pasó en estas semanas es que el mundo ha decidido que la velocidad con la que nos habíamos comprometido a reducir el déficit fiscal no era suficiente”, indicó.

“Por mi personalidad, siempre he sido muy positivo y tal vez me puse metas muy ambiciosas para todos”, apuntó.

Así, insistió: “Pusimos metas demasiado optimistas y mucha gente se irritó por eso”. Según explicó, “lo que está pasando en el país en un hecho concreto y para que eso pueda fortalecerse, necesitamos sacar esta mochila”.

El FMI “no va a condicionar”

Garantizó que el FMI “no va a condicionar” a su administración, mientras rechazó la posibilidad de que el organismo pidiera modificar leyes laborales o el valor del tipo de cambio para brindar la línea de crédito. Lo hizo al referirse al acuerdo que negocia el país con el organismo internacional tras la turbulencia económica que se vivieron en los últimos días.

“El Fondo no habló de las leyes laborales, tampoco jamás planteó nada del tipo de cambio”, insistió en una conferencia de prensa en la Quinta de Olivos.

En ese sentido, aseguró: “Les decimos exactamente lo que se habla. Acá no hay agendas ocultas. No hice ninguna negociación oculta”.

Argumentó que las negociaciones mantenidas con el FMI estuvo vinculada con “valores estructurales”. “El FMI no se mete con nuestra legislación ni con el tipo de cambio. Nadie nos va a condicionar”, reiteró.

Destacó, además, que el crédito del FMI al país “representa también el apoyo que el mundo está dando”. “Todos quieren que a los argentinos nos vaya bien, quieren ayudarnos”, afirmó.

 

 

noticiasdel6.com infobae.com.ambito.com