SEGUINOS

NACIONALES

Malestar en las Fuerzas Armadas por un “magro” aumento salarial

Un fuerte malestar generó en las Fuerzas Armadas la baja recomposición salarial dispuesta por el Gobierno para el sector militar, que implica una mejora del 8% para los cuadros inferiores (de voluntario a mayor) y una suma fija de $2000 a partir del 1º de julio, que se extenderá a $4500 en agosto, para los oficiales superiores (de teniente coronel a teniente general en el Ejército y sus equivalentes en las otras fuerzas).

La medida fue tomada a través de una resolución conjunta por los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, y de Defensa, Oscar Aguad, y comprende un blanqueo del 3% en los haberes que cobraba el personal superior. Además, se estableció otra suma fija no remunerativa y no bonificable de $2000 por única vez, en junio.

“Es un bono lástima”, graficó un oficial del Ejército al evaluar el impacto de la resolución.

Los cuestionamientos internos por un incremento considerado exiguo se extendieron a las tres fuerzas, en momentos en que el Gobierno avaló en las últimas semanas una pauta del 20% en negociaciones paritarias y en medio de una creciente inflación.

Con el blanqueo del 3%, el haber mensual de un teniente coronel, capitán de fragata o vicecomodoro, que tienen más de 25 años de servicio, pasará de $28.708 a $31.005, a lo que se añaden las sumas fijas de $2000 en julio y $4500 en agosto. Además, perciben un suplemento por responsabilidad jerárquica o por administración del material -uno de los dos-, lo que redondea un salario en bruto de $44.900.

En medios castrenses se anticipaba ayer que el aumento diferenciado según las jerarquías provocará una avalancha de juicios, similares a los que se plantearon en la última etapa del gobierno kirchnerista por la acumulación de sumas fijas que fueron consideradas pagos en negro. “Además, se produce un achatamiento de la pirámide salarial”, se quejó en voz baja un oficial superior. Antes de la resolución, la diferencia entre el sueldo más alto y el más bajo del escalafón militar era de 4,45 y ahora será de 3,87.

Otra preocupación es que se amplían las diferencias respecto de las fuerzas de seguridad (Gendarmería y Prefectura), que tienen sueldos superiores y recibieron una mejora del 15 por ciento.

Fuente: La Nación.