SEGUINOS

POLICIALES

Mandan a juicio a los acusados de matar al abogado Del Balzo

La fiscal de Instrucción Amalia Spinnato dio por concluida la investigación por el asesinato del abogado Roberto Manuel Del Balzo y pidió que los dos imputados que están procesados sean enviados a juicio. El crimen ocurrió el sábado 31 de octubre de 2009 en la vivienda de la víctima, sobre la calle Brasil casi avenida Corrientes, en Posadas. Por el hecho, se sentarán en el banquillo de los acusados el ex agente de Policía Cristian Omar Kondratiuk (22), y el estudiante de abogacía Jorge Da Rosa (22), quienes están procesados con prisión preventiva, ya que se les imputa el delito de homicidio agravado, robo calificado y una doble tentativa de homicidio.

De acuerdo con la reconstrucción que pudo realizar la Justicia, el 31 de octubre pasado, cerca de las 17.30, Da Rosa y Kondratiuk llegaron a la casa de Del Balzo, en la calle Brasil 2579, donde habrían tenido una acalorada discusión con el mismo.



En esas circunstancias uno de ellos le efectuó tres disparos que impactaron en el pómulo derecho, con orifico de salida por debajo del maxilar inferior izquierdo; otro en cara humeral externa derecha con orificio de salida en cara interna que luego penetra en la región lumbar; y el tercero con orificio de entrada en el antebrazo izquierdo con orificio de salida en cara interna que luego penetra en el tórax en la línea axilar izquierda.



Luego el imputado Da Rosa habría ingresado a la habitación donde se encontraba la novia de Del Balzo, Maia Sarjanovich con quien habría forcejeado, y en un momento determinado la habría empujado contra la pared de la habitación, efectuándole un disparo pese al ruego de ésta para que no la mate. La joven manoteó el arma y el disparo pasó a centímetros de su cabeza, desvaneciéndose por el shock. La mujer corrió detrás de él y alcanzó a ver cuando el homicida se inclinó de costado y remató a Del Balzo con un tiro en la cabeza.



De acuerdo con la investigación judicial, Da Rosa le pasó el arma a Kondratiuk y ascendió al Peugeot 206 de Sarjanovich, que se hallaba estacionado en la vereda de la vivienda. En ese momento el agente se enfrentó a balazos con la oficial Berta Acuña, quien se hallaba en su casa y había salido portando su arma reglamentaria.



Los homicidas salieron hacia la avenida Corrientes y escaparon, mientras que la oficial pidió una ambulancia y avisó a sus camaradas sobre el vehículo en el que habían huido y las características de los sospechosos, los cuales fueron capturados luego en Ñú Porá tras volcar con el coche.



El padre de la oficial Acuña cortaba el pasto de la vereda cuando los homicidas llegaron a la casa del abogado. El hombre dijo que fue Del Balzo quien los llamó a los jóvenes hacia el garaje de su casa, luego escuchó que el abogado gritó “No” e inmediatamente los disparos.



Sarjanovich sostuvo en su declaración que su pareja le advirtió que no debía salir de la casa porque “vienen dos muchachos a hablar conmigo”. La mujer, que se desempeñaba como secretaria en el Juzgado de Instrucción II, dijo que estaba acostada cuando escuchó los disparos y alcanzó a ver cuando Da Rosa entró corriendo a la casa con el arma en la mano. Sarjanovich no pudo encerrarse en la pieza, donde forcejeó con el homicida, que le efectuó un disparo a la altura de la cabeza, pero sin acertarle.



Los peritos de la Policía indicaron que hallaron restos de pólvora en la mano derecha de Kondratiuk, pero no en las manos de Da Rosa. Sin embargo, la prueba de absorción atómica -mucho más confiable que los guanteletes de parafina- revelaron que ambos tenían restos de plomo y antimonio, compuestos presentes en los cartuchos.



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas