SEGUINOS

POSADAS

Martorell advierte que “tanto desenfreno, alcohol y drogas” pueden conducir al suicidio

“Tantos hombres, mujeres y jóvenes buscan en esta vida un camino a seguir, y cuán desorientados están. Cuántos están enceguecidos frente al horizonte de la vida y yerran en el caminar, caminando vacíos y sin ilusiones, tomados por la angustia de no ver y alienados frente a la vida. Tanto desenfreno, alcohol y drogas, sin otro fin ni término que el de vivir el momento y después nada. Esto lleva muchas veces a la angustia y más allá a la desesperación tal de quitarse la vida”, advirtió el obispo de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, en su reflexión semanal.

El prelado recordó que “el hombre puede encontrar un camino para su vida y ser salvado con una sola condición: Seguir a Jesús y escuchar su palabra, dejándose invadir por él, llenándose del amor de su gracia y de la luz de su esperanza”.


“Sólo así encuentra un camino seguro para su vida, solo así un futuro de esperanza e ilusión, que le traiga serenidad frente a los avatares de la vida y al vacío que nos comunica un mundo postmoderno en donde priman los sentidos y la falacia de los mismos”, subrayó.


El obispo precisó que “seguir a Cristo es vivir en comunión con Él y con el Padre de los Cielos que no está lejos ni separado de Cristo, sino en él mismo, pues Cristo es una sola cosa con el Padre y el Espíritu Santo”.


Tras indicar que “sobre este camino se funda la alegre solidez de la vida del cristiano, la firme esperanza en su caminar por la vida, experimentando no sólo su condición de hombre terreno sino espiritual y trascendente”, puntualizó que “en Cristo, camino, verdad y vida, se funda la vida del cristiano y de toda la Iglesia”. (AICA)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas