SEGUINOS

POSADAS

Martorell: Cristo nos trae la grandeza y plenitud del amor del Padre

El obispo de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, expresa en su homilía dominical que “la Palabra de Dios de este domingo nos presenta la figura de Jesús como el “Buen Pastor”, el pastor que conoce a sus ovejas, que no las abandona nunca y las cuida a la hora delpeligro. El Buen Pastor da la vida por sus ovejas, las cuida y protege, porque las ama. El rebaño, las ovejas, somos nosotros y Cristo nos trae la grandeza y plenitud del amor del Padre. El Buen Pastor nos ama, ama con amor de predilección a cada oveja de su rebaño”.

IV Domingo de Pascua



“Jesús, Buen Pastor, que te conozcamos como Tú nosconoces” (Jn. 10,14)



 



La Palabra de Dios de este domingo nos presenta la figura de Jesús como el “Buen Pastor”, el pastor que conoce a sus ovejas, que no las abandona nunca y las cuida a la hora delpeligro. El Buen Pastor da la vida por sus ovejas, las cuida y protege, porque las ama. El rebaño, las ovejas, somos nosotros y Cristo nos trae la grandeza y plenitud del amor del Padre. El Buen Pastor nos ama, ama con amor de predilección a cada oveja de su rebaño.



 



El Pastor tiene la misión de conducir a sus ovejas a los pastos frescos, que no es otra cosa que alimentarlas y cuidarlas y si es necesario dar la vida por su rebaño, tal como elevangelista nos lo dice: “el buen pastor da la vida por las ovejas” (Jn. 10,11).Es el gesto espontáneo del amor de Cristo por los hombres: “nadie me quita lavida, soy yo quien la doy” (Ib. 18). En este misterio de misericordia infinita el amor de Jesús se entrelaza y confunde con el amor del Padre. El Padre esquien lo ha enviado para que los hombres tengan en Él, al pastor que los cuide y les asegure la vida verdadera. Por medio de la entrega de su vida, Jesús, el Buen Pastor, brinda el amor misericordioso y libra a los hombres del pecado y de la muerte, dándoles una vida nueva, la vida de los hijos de Dios.



 



Por este misterio todos los hombres estamos llamados a tener a Dios como Padre y a su Hijo Jesús formando una sola familia, con un solo Pastor y un solo Padre y Señor. Esta familia y este rebaño se identifican con la Iglesia. De la cual como dice el Apóstol Pedro en la primera lectura, Jesús es la piedrafundamental: “El es la piedra rechazada por vosotros los constructores, que havenido a ser la piedra angular” (Hech. 4,11). Cristo buen Pastor y Cristo piedra angular son dos figuras diversas pero que  expresan una misma realidad: El es la única esperanza de salvación para todo el género humano.



 



Esto hace que los hombres pensemos con toda sinceridad en la necesidad de pertenecer a un único rebaño, un único redil, a la Iglesia de Jesucristo y caminando en la verdad dejarse guiar por el único Pastor: Jesucristo, el Señor. Sabe Jesús que hay ovejas que pertenecen  a otro aprisco y por eso dice:“es preciso que yo las atraiga“ (Jn.10,16), y a pesar de sentirse a lo mejor cómodas fuera del redil, Él mismo dice: “oirán mi voz”. Para oír la voz del Pastor hacen falta dos cosas: orar y que haya quien les anuncie la voz del Pastor. Todo creyente está comprometido en esta misión: orar, hacer sacrificios,estudiar la Palabra, anunciarla, vivir la gracia a través de los sacramentos para que la conciencia y la razón estén iluminadas por la fe en el momento del anuncio; pues es necesario atraer a Cristo a las ovejas olvidadizas y lejanas, a las extraviadas y errantes, para que haya entre todos un solo rebaño y un solo Pastor.



 



Jesús nos deja un mensaje muy importante para nuestra vida: “conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, como el Padre me conoce y yo conozco a mi Padre (Ib. 14-15). Noes un simple conocimiento teórico, sino existencial, que conlleva manifestaciones de amor y amistad, entre el Pastor y sus ovejas. El Pastor entra en el corazón de quien le deja entrar y entabla con él una relación de amistad. Esta relación de amor y de amistad nos llevará a una relación más profunda y total la del hombre creyente -la oveja- con su Pastor Glorioso, en pasturas de un eterno verdor. La verdadera vida de los hijos de Dios comienza en la tierra en la vivencia de la fe y el amor y culmina en el cielo, donde “seremos semejantes a Dios, porque lo veremos tal cual es” (1 Jn. 3,2).



 



Que María, la madredel Buen Pastor, nos lleve al conocimiento amoroso de Jesús. 



 



+ Marcelo Raúl Martorell



Obispo de Puerto Iguazú

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas