SEGUINOS

POSADAS

Martorell: es necesario arrepentirse y convertirse para ser perdonado

El obispo de Puerto Iguazú, Marcelo Martorell, expresa en su homilía que la predicación de los Apóstoles “será siempre un testimonio de la Resurrección de Cristo y nos lleva a conocer cómo la Iglesia nace en nombre del Resucitado. El tiempo pascual nos conducirá constantemente a esta verdad. Es por esto que los domingos de este tiempo el Antiguo Testamento será reemplazado por el Libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que encontramos el primitivo testimonio de los Apóstoles sobre Jesús Resucitado”.

Domingo 3 de Pascua (b)
“Dios lo resucitó de entre los muertos y nosotros somos testigos” (Hech.3,13)



La predicación de los Apóstoles será siempre un testimonio de la Resurrección de Cristo y nos lleva a conocer cómo la Iglesia nace en nombre del Resucitado. El tiempo pascual nos conducirá constantemente a esta verdad. Es por esto que los domingos de este tiempo el Antiguo Testamento será reemplazado por el Libro de los Hechos de los Apóstoles, en el que encontramos el primitivo testimonio de los Apóstoles sobre Jesús Resucitado.



En la primera lectura, Pedro nos muestra cómo se encuadra la resurrección de Jesús en la historia de la fe de Israel: “El Dios de Abrahán, (…) el Dios de nuestros padres ha glorificado a su siervo Jesús, a quien vosotros  entregasteis y negasteis en presencia de Pilato…Dios lo resucitó de entre los muertos, de lo cual nosotros somos testigos” (Hech. 3,13) y lo demuestra curando al paralítico en la puerta del templo. Pedro cura al tullido en nombre de “Jesús Resucitado” y une -como lo hará siempre- el mensaje de la Iglesia Primitiva sobre la resurrección a los hechos dolorosos que la precedieron, su Pasión, Muerte de dolor y oprobio, provocada por ellos mismos, entre los cuales se incluye el mismo Pedro. Pero esta verdad no puede dejar de gritarla ante el pueblo que lo escucha: “vosotros disteis muerte al príncipe de la vida” (Ib.14). Quien negó al Maestro y Amigo, y que lloró por ello amargamente, quiere que los hombres no nieguen al Señor, quienes por el pecado seguimos negándolo y rechazando a quien es el autor de la Vida. Esto fue y será siendo causado por la ignorancia.



Pedro proclama que es necesario arrepentirse y convertirse para ser perdonado como él mismo fue perdonado. Esto vale para todos los seres de la tierra, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, ricos y pobres, gobernantes y gobernados, para quienes tienen poder y para los que no lo tienen, es necesario arrepentirse y no pecar más. Esto mismo nos lo repetirá el evangelista San Juan: “hijitos míos, os escribo esto para que no pequéis”. ¿Cómo podrá volver al pecado quien conoce el misterio de la Pasión de Señor? No obstante, somos capaces de caer una y muchas veces en el pecado porque somos débiles. Y si esto sucede, el evangelista nos habla diciéndonos: “abogado tenemos ante el Padre, Jesús el Justo” (1Jn 2,1). Juan en el Calvario había escuchado a Jesús pedir perdón para el pecador, así que él sabe bien de la misericordia del Señor hacia los pecadores.



Cuando Jesús se encuentra con sus Apóstoles, les saluda con la paz: “la paz sea con ustedes” (Lc. 24,36). No les reprocha el abandono ni el temor o la falta de confianza. Su corazón lleno de amor y de misericordia les ofrece la paz para asegurarles su perdón y su confianza, su amor inalterado. Es que el amor de predilección por sus Apóstoles no se entorpece ni siquiera por la traición o el miedo.



Al retirarse les hará mensajeros de ese mismo amor que perdona, expresión de la infinita misericordia del Padre: “será predicada en su nombre la penitencia, para la remisión de los pecados a todas las naciones, comenzando por Jerusalén” (Ib. 47). Es la fuerza del amor del resucitado que pone en marcha el misterio del amor infinito de Dios hacia su criatura, la obra de su amor.



Qué misterio tan grande existe en esa unión entre el amor de Dios y la Pasión de su Hijo, no podríamos ni siquiera comprenderlo si no fuera por las heridas que provocan nuestros pecados y que con amor y misericordia son perdonados. Si no llevamos a la Cruz nuestros pecados personales no gustaremos del gozo de la resurrección, debiéramos sentir el deseo del gozo de Jesús Resucitado que nos hace hijos de la misma resurrección de Jesús.



Que María Santísima, Madre del amor misericordioso de Dios, nos lleve al gozo de la resurrección.



  + Marcelo Raúl Martorell
Obispo de Puerto Iguazú



 



 



 



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas