SEGUINOS

POSADAS

Más de mil catequistas celebraron su día en Encuentro Diocesano

Se llevó a cabo el lunes, en el polideportivo de la localidad de Santo Pipó, el “Encuentro Diocesano de Catequistas”. Más de 1.000 catequistas, agentes pastorales, animadores y matrimonios guías, participaron del encuentro, inscribiéndose en los registros. Además, también compartieron más de 20 sacerdotes, religiosas, laicas consagradas que llegaron desde distintas partes de la diócesis.

El encuentro se caracterizó durante la jornada por ser de formación y festivo en la alegría de ser catequista. El padre Sebastián Báez, presidente de la junta de catequesis de la diócesis, fue uno de los organizadores del evento y junto al equipo diocesano que trabaja en todas las zonas.

En la mañana del día lunes el encargado de comenzar fue Monseñor Juan Rubén Martínez que hizo referencia a la alegría de ser catequistas y a la importancia de evangelizar con amor todos los días: “Los catequistas tienen la hermosa labor de enseñar sobre Jesús y su amor infinito hacia cada uno de nosotros. Es por ello que tienen que tener un corazón dispuesto a la entrega absoluta, sin mezquindades, porque todos estamos llamados a evangelizar, a llevar las buenas nuevas..”

Además, el prelado dijo: “la catequesis cumple un rol fundamental en todas las comunidades, en todos los pueblos, en las ciudades.  En los lugares más lejanos, puede que no se celebre la misa, pero todos los fines de semana hay catequesis.  Los catequistas hacen su trabajo y su tarea por amor, ninguno hace esa tarea para llenarse de plata, sino que  lo hace porque quiere que los niños también conozcan el amor de Jesús y de Dios. El catequista es el que marca la vida de los niños y de los adultos, porque nos enseña cosas con su vida, y con su ejemplo”.

“Cuando uno tiene una tarea que ayuda a los demás, la recompensa es aún mayor, porque Dios conoce esta tarea, la ve y conoce el corazón de quien la realiza”, destacó Monseñor.

Para finalizar la jornada, el Obispo presidió la misa en honor a los catequistas, que fue concelebrada por todos los sacerdotes presentes. El encargado de hacer la homilía fue el presbítero Marcos Szyszkowski, párroco de “San Juan Bautista” de la localidad de Santo Pipo, quien destacó: “El catequista es el que más tiene que conocer a Dios, tiene que hablar de lo que conoce, de lo que siente porque Dios le ha mostrado el camino. En todas las comunidades hay catequistas que dan mucho, y que hacen mucho por toda la comunidad. El catequista siempre está disponible y con él las familias se acercan y Dios se acerca a las familias, pero es importante no ser chusmas, sino se verdaderos transmisores de la fe, porque “La Familia es el lugar privilegiado para transmitir la Fe..”

Los catequistas llegaron al lugar desde distintas partes de la diócesis, "y hacia esos mismos lugares regresaron con el corazón repleto de alegría por el encuentro, por conocer y también saber de la realidad de otras parroquias y comunidades".

El equipo diocesano de catequesis se encuentra trabajando en la edición de nuevos libros de catequesis, sobre todo para quienes se están preparando para celebrar la primera comunión. Esos libros se podrían empezar a utilizar en toda la diócesis el año próximo. Estos libros están siendo rediseñados, y tendrán nuevos lineamientos para la catequesis en la diócesis, teniendo en cuenta  el camino pastoral ya trabajado.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas