SEGUINOS

POSADAS

Media docena de testigos declararían ante el Juez por el caso de la joven hallada muerta en Nemesio Parma

La joven hallada sin vida en un pozo de agua en el Campo Bauer fue identificada como Marina Soledad Da Silva (19), cuya desaparición se produjo el pasado 19 de diciembre según denunciaron sus familiares. La chica era madre de una niña de 2 años y residía a unos mil metros de donde fue hallado su cadáver, cerca del mediodía del martes 31. Por el hecho permanece detenido Franco (19), la pareja de la mujer. El juez de Instrucción Penal Ricardo Balor investiga si Franco tuvo algún tipo de responsabilidad en este hecho. La mujer estaba atada de pies y manos, con signos de haber recibido golpes. También ordenó la autopsia cuyo informe estará llegando a su despacho en las próximas horas, pericias en la línea telefónica del celular del joven para conocer las últimas comunicaciones y el testimonio de todos los vecinos que se acercaron de forma inmediata al lugar donde se realizó el allanamiento. Sería poco más de seis testigos.

La desaparición de la joven se conoció el último lunes 30 de diciembre cuando María (36) denunció en la seccional 7ª que desde el sábado 19 de diciembre no tenía datos sobre el paradero de su hija Marina Da Silva (19) quien esa fecha en horas del mediodía supuestamente le dejó en su domicilio a su hija Gisel (2). 
Cerca de las 12 del mediodía, en un pozo de agua de varios metros de profundidad en Nemesio Parma, fue  encontrado el cadáver de Marina. 
Tenía atados los pies y las manos y se presume que el deceso se produjo hace varios días. 
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas