SEGUINOS

NACIONALES

Misioneros en la Escuela de la Memoria Histórica

Misioneros en la Escuela de la Memoria HistóricaCientos de integrantes de organizaciones populares de todo el país, participaron de un Encuentro de la Escuela de la Memoria Histórica, instancia nacional de formación social, económica, productiva, política y cultural, que se realizó durante la última semana de julio, y convocó a un numeroso grupo de jóvenes de Pozo Azul, Colonia Delicia, Puerto Esperanza, Libertad, Iguazú, Comandante Andresito, San Antonio, Bernardo de Irigoyen, Posadas, Jardín América, Oberá y San Pedro.

 

El encuentro declarado de Interés Provincial en la Legislatura, por iniciativa del bloque de Diputados del Partido Agrario y Social, tuvo lugar en la sede de la Universidad Campesina – Sistemas Rurales Indocampesinos (Unicam Suri), en la localidad de Villa Ojo de Agua, provincia de Santiago del Estero.

“La Universidad Campesina desarrolla experiencias de formación con sistemas de alternancia y un enfoque orientado a la transformación de la realidad rural mediante procesos de desarrollo, a partir de las necesidades de las poblaciones locales. Es un centro de referencia a nivel latinoamericano para la educación de la población campesino e indígena, integrando la red de Instituto de Agroecología Latinoamericano)”, explicó el diputado Martín Sereno, autor del proyecto.

Orientada a los jóvenes

La Escuela de la Memoria Histórica que se desarrolla desde hace más de 15 años, “está orientada especialmente a los jóvenes provenientes de las zonas rurales más desfavorecidas de la Argentina. Se dan cita prestigiosos docentes de diversas universidades del país, investigadores, comunicadores, y representantes de organizaciones que cuentan con experiencia en el desarrollo campesino; así como también en modelos educativos innovadores en regiones rurales”.

Por Misiones participaron dirigentes y militantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep), del Pays, del Movimiento Evita, de la Cotrum y del Movimiento Nacional Campesino Indígena (Mnci), entre otros.

“Estuve en la Escuela de la Memoria en Santiago del Estero, y fue una gran oportunidad para nuestra formación como sujetos políticos. Es muy interesante pensar la historia desde la construcción colectiva; algunos de los ejes centrales fueron la formación del capitalismo y del patriarcado como modelos de opresión”, señaló Valentina Giménez, referente de la JP Evita Misiones.

Espacios de formación

La militante destacó que en ese contexto “se reivindicaron las luchas de las mujeres de los pueblos latinoamericanos desde Juana Azurduy como otras primeras luchadoras, hasta la historia actual. Participó Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora que habló sobre su lucha y cómo surgen las Madres, qué significa el pañuelo, etc”.

También estuvo una de las abogadas del caso Santiago Maldonado, explicando como está actualmente el proceso judicial, “algo muy importante para poder fortalecer nuestros argumentos acerca de por qué seguimos responsabilizando al Estado de la muerte de Santiago”.

Puso en valor esos espacios de formación que “a los jóvenes nos recarga y nos da esperanzas para las luchas futuras, y las actuales que tenemos en nuestro en el territorio y a nivel nacional y latinoamericano”, dijo Valentina.

Reivindicación de la lucha de las mujeres

Para Maximiliano Rodríguez, militante de la JP Evita, el eje central del encuentro en la Escuela de la Memoria Histórica fue la lucha campesina de las mujeres. Desde ahí se trató “la invisibilización que hubo con respecto a esa temática, donde la historia se contó siempre por los vencedores, y la que contaron los vencidos estuvo ligada a la lucha de los hombres y no de las mujeres”. En ese sentido se hizo referencia a grandes luchadoras tanto históricas como actuales, entre ellas a Juana Azurduy y a la brasileña Marielle Franco, asesinada hace unos meses; a Lidia Vera, una luchadora del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase); también se hizo referencia a la presa política, Milagro Sala, Micaela García, víctima de femicidio, y a las tres hermanas Mirabal, mártires de Centroamérica.

“Trabajamos con la temática de la lucha campesina en el ámbito femenino, haciendo un recorrido histórico donde se analizó el voto femenino, la desmitificación de las brujas, de las curanderas.
Se profundizó mucho en el ámbito de la medicina ancestral, que siempre estuvo en manos de la mujer; en la identidad de género y la lucha de las mujeres campesinas. Terminamos el campamento pensando en la construcción de un feminismo campesino y popular, donde se contemple tanto la lucha del campo, como la lucha urbana en el barrio como territorio de las mujeres”.

Preocupación sobre problemática del consumo

El joven detalló que en el encuentro también se hizo énfasis en la lucha contra las adicciones, como las Madres contra el Paco, sabiendo que en el centro de la discusión esta la Ley de Emergencia en Adicciones, como uno de los cinco proyectos de ley que presentaron las organizaciones sociales en la Marcha Federal.

“Analizamos la política de Macri en ese sentido que invierte plata en compra de armas detrás de la supuesta lucha contra el narcotráfico, cuando en realidad lo que hay que atacar es la problemática del consumo, y eso se combate generando empleo, educación, ayudando a los jóvenes a salir de la situación en la que están, no con más policías”.

En la Escuela de la Memoria también “se reflexionó la vuelta al campo, lo que significaría una reforma agraria integral en la que se tenga en cuenta la salud, la educación, el acceso a todos esos espacios, y no pensándolo solo como una reforma agraria directa, en la que los pequeños productores se queden con la producción, y que esa producción sea en base a lo que necesitamos y no en lo que al mercado le conviene producir a gran escala para seguir acumulando capital.

“En ese sentido hablamos de la soberanía alimentaria como parte de los tres ejes principales, los otros dos son la reforma agraria y la economía popular.

“Experiencia enriquecedora”

Otra de las militantes del Pays y del Movimiento Evita de Jardín América, Carina Penayo, remarcó que “como experiencia política, fue muy impactante y enriquecedora”. Pudieron intercambiar posiciones, conocer problemáticas de otras provincias que “son similares a las nuestras; pero que las llevan adelante con otros recursos que nosotros no imaginábamos.

“Nos nutrimos de historias de mujeres luchadoras que no cuentan los libros, que no están en las noticias, y que tienen el valor de haber puesto el cuerpo en la pelea por el derecho a la tierras, en defensa de la subsistencia de su familia. Son mujeres que salen al campo de batalla para pelear, y no importa que le pongan una topadora frente a ellas”, indicó.

“Compañeras valiosas”

Penayo reivindicó la lucha de la Madre de Plaza de Mayo, Norita Cortiñas como defensora de los derechos humanos. “Escuchar su relato de todo lo que vivió fue muy conmovedor. Conocimos compañeras valiosas, madres solteras, que la pelean en los merenderos, en los barrios a pelear en condiciones peores que la nuestra. porque Misiones es una tierra fértil, es una bendición poder plantar alimentos; en Santiago del Estero es el pueblo Ojo de agua, donde estuvimos, tienen escasez de agua, y todo les cuesta más”.


La joven militante sostuvo que fue un gran crecimiento, y ahora que “volvimos lo vamos a compartir y tratar de enseñar a nuestros compañeros de lucha que no pudieron ir porque todos tenemos los mismos objetivos en las organizaciones: Cotrum, Ctep, Movimiento Evita, la CCC, Seamos Libres, y el Pays que estamos militando fuerte en la provincia, muches desde la juventud levantando los cimientos del presente y trabajando para el futuro”, manifestó.

Después de una semana, el encuentro de la Escuela de la Memoria Histórica culminó con una gran marcha de todos los militantes por las calles del pueblo Villa Ojos de Agua, de la provincia de Santiago del Estero.

Descargar Semanario Seis Páginas