SEGUINOS

EDITORIAL

Misiones atrae y multiplica iniciativas en un contexto regional y nacional complejo y difícil

La crisis de Brasil es insoslayable, porque sus efectos impactan en Argentina en razón de ser ese país su principal socio comercial. Lo que sí no resulta sorprendente dado el origen sospechado de la presidencia de Michel Temer. Es posible en consecuencia que la solución provenga de un llamado anticipado a elecciones generales. De hecho buena parte de los analistas juzgan imprescindible una solución política. Cierto es que todas las denuncias deberán tener su correlato judicial y la consiguiente condena de encontrarse las pruebas que las sustenten. Por ahora la de Temer aparece como la más sustentable habida cuenta del audio conocido, mientras que no las hubo para sus predecesores Dilma Rousseff y Luiz Inacio “Lula” Da Silva. La denuncia dice que se derivaron dineros a ex funcionarios para las campañas políticas de estos ex mandatarios, pero hasta el momento no han aparecido pruebas que le den sustento.

Y mientras estas cuestiones se ventilan en el ámbito público, las economías de los dos principales países del Mercosur: Brasil y Argentina, no terminan de arrancar. Antes bien cuando ya promedia del año, este 2017 se evidencia como de una recesión sostenida que no podrá superarse con pretendidas “reformas” de los sistemas laborales y previsionales. No será adelgazando todavía más los bolsillos de los menos pudientes como se sortearán la parálisis de la economía, el achicamiento del comercio y la industria, los malos ratos que pasan las producciones regionales.

Este complejo y difícil contexto regional y nacional potencia las renovadas iniciativas de Misiones por sortear la crisis lo mejor posible; esto es generando empleo y expectativas con base cierta. Y aunque un antiguo debate en el periodismo señala que no hay noticias ni buenas ni malas, sino simplemente noticias, cabe admitir que evaluarlas por cuanto traducen es decir por aqueelo que ponen en evidencia o por sus resultados es casi una obligación. De tal modo es una mala noticia el que la mitad –un 46%- de los niños y adolescentes de la Argentina son pobres.

 Y es una buena noticia: que otra empresa internacional esté interesada en invertir en Misiones. En este caso para producir energía a partir de la biomasa, usando los desperdicios de la industria maderera. Y tiene que ver con la afirmación del gobernador Hugo Passalacqua de que casi a diario se presentan propuestas para realizar inversiones genuinas en la Provincia. Y lo de genuino es de vital importancia, al tiempo que significativa diferenciación. Una inversión genuina es la que llega para generar producción concreta y concretas fuentes laborales. Distinta sustancialmente con el arribo de “inversiones” financieras que llegan al país, en busca de meros réditos por imperio del sostenimiento de altas tasas de interés. Esto es la ya conocida “bicicleta financiera”.

Otra propuesta bien encaminada, es el reciente proyecto de ley presentado por la senadora Sandra Giménez para la inclusión de madera en la obra pública que podrá reactivar el sector de la foresto industria gravemente afectado por las importaciones y la recesión. Hoy se sabe que sólo en la zona Norte de Misiones hay unos 1.000 trabajadores con jornada reducida.  Además, la Cámara de Representantes ya se pronunció a favor de la adhesión a la ley de fomento a las pymes, mientras que los legisladores nacionales pertenecientes al Frente Renovador o aliados a él desde el Frente para la Victoria buscan sumar propuestas de factible concreción.

Claro está que el trabajo legislativo que se observa a diario, la convivencia política más allá de las diferencias, encuentra en ocasiones la descalificación infundada, agraviante,  de parte de un charlista radial que actúa a la manera como lo hacen pares suyos a nivel nacional, sin que actúen de oficio los organismos encargados de abogar por una sociedad sin violencia. 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas