SEGUINOS

POSADAS

Misiones, con energía y en crecimiento

En medio de una inédita ola de calor, con apagones generalizados en Buenos Aires, Misiones cubrió la demanda eléctrica y hasta aportó al Sistema Nacional. La compra de transformadores es vital para la estabilidad del sistema. La planificación y las inversiones son claves.

La economía de Misiones se destacó en 2013 como una de las de mayor crecimiento porcentual en el país, según el Indicador Sintético de Actividad en las Provincias que elabora la consultora privada Federico Muñoz & Asociados. Creció 4,7 por ciento entre el primer trimestre de 2012 y el año pasado. Misiones ocupó el sexto lugar entre las de mayor variación en el referido indicador, apenas por debajo de provincias con regímenes de promoción industrial o con rentas petroleras y minerales.
 
Una de las claves para sostener ese crecimiento es la energía eléctrica. Misiones cuenta hoy con suficiente para abastecer la producción y las industrias. “Invertimos en base a ese crecimiento”, define el presidente de Electricidad de Misiones SA, Sergio Ferreyra, para quien la planificación es un elemento central en el objetivo de satisfacer la demanda energética. Gracias a esa planificación, en medio de una ola de calor inédita en los últimos años, Misiones no sufrió apagones energéticos como el centro del país e incluso, llegó a aportar energía al sistema nacional en un par de oportunidades.
 
La demanda viene creciendo en los últimos años a un promedio de siete u ocho por ciento anual, lo que anticipa que en diez años, habrá que duplicar la provisión para garantizar el crecimiento.
 
Esta semana se presentaron cuatro transformadores adquiridos por la Provincia a través de una planificación de técnicos de Emsa que contó con la decisión política del gobernador Maurice Closs para convertirse en realidad. Se trata de una inversión de 350 mil dólares por cada unidad, con un promedio similar para la construcción de las obras civiles. Los transformadores se distribuirán en Montecarlo, Oberá y Puerto Rico, mientras que uno quedará como reserva en Posadas.
 
Los transformadores se convierten en maquinaria de incalculable valor en el mercado, ya que con equipos similares se hubiesen evitado varios días de cortes en Buenos Aires. Pero no se compran de un día para el otro. Se construyen a pedido con una antelación mínima de un año, lo que demuestra la necesidad de una planificación y decisión política.
 
La transformación es vital para un sostenido abastecimiento de las industrias misioneras. En paralelo, las líneas de 132 que se instalan en el corazón de la Provincia, demandan una inversión superior a los dos mil millones de pesos, que son financiados por el programa federal Norte Grande.
 
El pico de la demanda eléctrica de Misiones fue el 6 de enero a las 14, con de 404 megawatios hora, casi el doble que hace diez años atrás.
Hoy hay una energía disponible promedio cercana a los 800 megas. Con esa energía, se abastece el consumo de diez años, pero prácticamente sin crecimiento, por lo que hay que anticipar alternativas que garanticen un abastecimiento estable y en cantidad suficiente. A diferencia de otros tiempos, Misiones pudo aportar al Sistema Interconectado Nacional con un funcionamiento pleno de la represa Urugua-í, que aportó cien megavatios en el horario pico de consumo. “Esto se pudo hacer, por tener agua en el lago, que la cuidamos. Y por haber mantenido y reparado ambas turbinas”, explicó Closs sobre la situación que se dio el jueves.
 
Las fuentes de alimentación del Sistema Eléctrico son la estación de Posadas, con 17 megas, otras trece de Oberá, uno de San Pedro, uno de Bernardo de Irigoyen, otro de Andresito, diez de Alto Paraná, 30 de Paraguay y 120 de Urugua-í en las horas pico. El resto –unos 600 megas aporta Yacyretá- viene del Sistema Interconectado Nacional.
 
Las alternativas que se barajan para generar energía en Misiones no son del todo fiables, por sus altos costos en relación con la producción. Sin embargo, son presentadas como verdades incontrastables por ecologistas y dirigentes de la oposición, que incluso sostienen que Misiones se puede abastecer con biomasa.
 
Pero no tienen en cuenta costo y productividad. La energía solar necesita enormes espacios para los paneles, con una generación que no es elevada, para la eólica no hay suficientes vientos y la generación a través de biomasa, necesitará del consumo ingente de bosques implantados. Por ejemplo, la planta de Alto Paraná genera lo que demanda una ciudad pequeña como Apóstoles o Leandro N Alem.
 
En cambio, los proyectos hidroeléctricos en estudio podrían aportar directamente 600 megawatios al sistema. En el pico de consumo del 6 de enero, el 91 por ciento de la energía provino de sistemas hidroeléctricos.
 
Emsa viene invirtiendo en el sistema en los últimos años un promedio de 120 millones de pesos, que se elevarán a 200 millones durante el 2014.
Subsecretaría de Prensa del Gobierno de Misiones
 
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas