SEGUINOS

NACIONALES

Misiones, entre las Provincias que menos pagan por la energía

De hecho se posiciona en el lugar 20, entre las Provincias, según el relevamiento que realiza el diario La Nación de Buenos Aires, con datos propios y del del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENre), en un artículo en el que observa que, “a pesar del tarifazo, los porteños pagan por la luz menos que la mayoría de las provincias”.

El diario toma en consideración el costo de la energía eléctrica en febrero de este año, con un consumo de 264 KWH/mensual. En ese contexto se ubica como la energía más cara la de Buenos Aires (Provincia) con EDES 905 pesos, seguida, en ese orden por Neuquén, Santa Fe, Córdoba, Formosa, Buenos Aires (EDEA), Entre Ríos, Buenos Aires (EDEN), Jujuy y Salta, San Luis, Chaco, Buenos Aires (Edelap), Corrientes, San Juan, Catamarca, Mendoza Río Negro y Tucumán. Recién allí se ubica Misiones con un costo de 458 pesos. Y la siguen La Rioja, Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA Edesur), CABA (Edenor), Santiago del Estero y Santa Cruz.

Inclusive Misiones es la de menor costo del Nordeste donde Formosa que encabeza el ranking del NEA tiene un costo de 791 pesos; Chaco 616 y Corrientes 592 pesos.

Los porteños y el país

El enfoque del Diario está referido a cómo los porteños siguen pagando el menor precio por la luz. Y en tal sentido analiza, cuanto a continuación se consigna:

Nadie sufrió tanto el aumento de la energía eléctrica en la administración de Mauricio Macri como los habitantes del Gran Buenos Aires. Un usuario de Edenor pagaba en diciembre de 2015 $ 27,37 por un consumo mensual de 260 KVh, pero el plan oficial para reducir subsidios y recomponer la ecuación de las empresas llevó ese número a los $143 por mes al año siguiente.

Hoy debe poner $443 de sus ingresos para hacerse cargo de la factura. El aumento, entonces, supera el 1620%. Su tarifa es apenas superior a la de un santacruceño o un santiagueño, pero aún paga la mitad que un bahiense o un neuquino, y está por debajo de la mayoría de las provincias, según los cálculos de LN Data. ¿Qué fue lo que pasó?

Con el nuevo gobierno se inició un proceso de normalización tarifaria, cuyo principal objetivo es hacer que la demanda pague la mayor parte del costo de la energía que consume, algo que antes corría por cuenta del Estado y era uno de los responsables del déficit fiscal. El primer paso fue modificar el destino de los subsidios, que estaban concentrados en un segmento minoritario: el área metropolitana. Así, se actualizó el precio del costo de energía para los usuarios de Edenor y Edesur.

 

Al mismo tiempo, se mantuvieron subsidios para jubilados, titulares de programas sociales, discapacitados y electrodependientes, entre otros. De esa manera, lo que pagaban los porteños se acercó un poco más a lo que debían desembolsar en el resto de las provincias. Pero no fue suficiente.

Con el rebalanceo tarifario, todas las jurisdicciones empezaron a pagar el mismo precio por el megavatiohora (MVh) en el mercado mayorista (el precio al que se vende la energía). Esa parte corresponde a la generación de la electricidad.

También hubo subas en el transporte y la distribución, a cargo de Edenor y de Edesur. Pero la brecha entre Ciudad de Buenos Aires y el resto del país continuó, en parte porque también aumentaron las distribuidoras provinciales.

Por ejemplo, en mayo 2016 y con las tarifas “normalizadas”, por un mismo consumo de 264 kVh mensuales y sin incluir impuestos, un porteño pagaba $150, un riojano $240 y un neuquino, $390. Edenor fue la empresa distribuidora que más aumentó de todo el país, pero sigue siendo una de las más baratas junto con Edesur y las distribuidoras de Santa Cruz y Santiago del Estero.

“En diciembre del 2015, el costo de generación de Cammesa -la empresa que administra el mercado mayorista- se cubría en un 11% por la tarifa pagada por los usuarios y el 89% con aportes del tesoro.

El déficit de Cammesa llegó ese año a US$11.000 millones”, explican desde el Ministerio de Energía y Minería y agregan: “Hoy la industria no recibe más subsidios, salvo las electrointensivas. El sector residencial y el comercial reciben un 30% de subsidio y las familias con tarifa social, un 70%”.

Otra etapa del proceso de revisión tarifaria tuvo que ver con los costos de desarrollo, inversión, operación y mantenimiento de las redes locales de distribución. Desde hace varios años, las empresas distribuidoras provinciales actualizan al ritmo de la inflación el Valor Agregado de Distribución (VAD).

Pero Edenor y Edesur congelaron por muchos años esta variable, hasta 2016. Sin embargo, continúa siendo otra causa por la que la electricidad es más cara en las provincias que en el área metropolitana.

Por: Carolina Ávila

www.lanacion.com.ar

Descargar Semanario Seis Páginas