SEGUINOS

POSADAS

Misiones ingresó al período de menor demanda de energía, mejorando condiciones de operación de Emsa

Los picos de consumo fueron superados sin inconvenientes. La pronta operación de la Estación San Isidro en 500 kV mejora aún más las perspectivas. Por estos días Misiones ingresa paulatinamente al período de menor demanda de energía a raíz de la baja en el promedio de temperaturas diarias, hecho que mejora considerablemente las condiciones de operación de la empresa Electricidad de Misiones Sociedad Anónima.

Durante los meses de diciembre, enero, febrero y marzo se superaron todos los picos de consumo y demanda con eficiencia, gracias al despacho de la capacidad máxima de operación y generación del Sistema Interconectado provincial, fortalecido en los últimos tiempos con inversiones encaradas por la empresa por expresas directivas del gobernador Maurice Closs.


La pronta puesta en servicio de la Estación Transformadora de San Isidro en 500 kilovoltios, mejorará las perspectivas para los próximos meses, aunque se sigue con atención los detalles de operación de la represa de Urugua-í, que aporta una generación máxima de 110 megavatios, es decir, casi el 40% de la demanda total provincial, que ronda los 300 megavatios.


Técnicos del área de explotación de Emsa esperan con cautela que la represa ubicada al norte de la provincia mantenga sus caudales habituales. En este momento la cota de operación no llega a niveles críticos, pero requiere de un atento seguimiento de las condiciones climáticas que devienen de la corriente de La Niña, por la cual podrían registrarse largos períodos de sequías que afecten a futuro la cuenca del arroyo Urugua-í.


Tarea en dos frentes


El presidente de Electricidad de Misiones, Héctor López Ricci, resaltó el trabajo del personal de la empresa durante los meses de demanda pico, trabajo que permitió sortear todos los inconvenientes con operaciones y maniobras que requirieron la guardia permanente de las cuadrillas de Emsa en toda la provincia. “Superamos todos los picos con holgura y encaramos estos meses críticos desde dos frentes: el de operación propiamente dicho y el de las nuevas obras, que nos permiten esperar tiempos menos complicados con la inminente puesta en servicio de la estación de San Isidro en 500 kilovoltios, obra encarada con fondos nacionales que conlleva una inversión de 50 millones de dólares”, refirió. El funcionario señaló que la ampliación de la capacidad “mejorará sustancialmente y en corto plazo el servicio en la zona sur de la provincia, para avanzar luego con las obras que soportarán el mayor caudal de energía derivada hacia el interior”.


En esta línea, recordó que Emsa avanza en la licitación para la compra de cuatro transformadores de potencia para distintas regiones de la provincia, inversión que refuerza y complementa el anillo de provisión de energía para las industrias, el comercio y el consumo domiciliario.


En tanto el segundo transformador de 300 megavatios para la Estación Transformadora de San Isidro comenzó a ser instalado, en tanto el primero, que llegó a Misiones en febrero, se encuentra en plena etapa de pruebas.


Los picos


El 26 de marzo pasado, el sistema provincial soportó un pico histórico de demanda de potencia con 296 megavatios requeridos, ocasión en la cual la capacidad máxima del sistema se puso a prueba con total éxito.


El sistema interconectado provincial recibe, genera y despacha energía desde varios frentes: la represa de Urugua-í tiene una capacidad de generación máxima de 110 megavatios. Desde la Estación Transformadora de San Isidro se reciben otros 150 megavatios que llegan a la provincia desde el Sistema Interconectado Nacional, y a través de la línea de 500 kilovoltios que transporta la energía desde la Estación Santa María, en Yacyretá.


Paralelamente, y por la localidad de Eldorado, ingresan 30 megavatios de potencia que se importan a la provincia desde la empresa ANDE de Paraguay.


Por orden de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Nacional (CAmmesa), también se mantienen en operación las usinas térmicas de Posadas y Oberá, que generan 17 y 13 megavatios respectivamente, aunque esta última se detuvo el pasado domingo para iniciar las tareas de mantenimiento y colocación de los silenciadores que evitan ruidos molestos.




Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas