SEGUINOS

POSADAS

Misiones, la del “ahogo”, es la que más ha crecido en el NEA

Lo que no advierten los de las inveteradas quejas, de la “presión” tributaria. O si lo advierten lo callan. Son mediciones privadas las que posicionan a Misiones como la séptima en crecimiento a nivel nacional, cerca de las más “grandes” -en cuanto a extensión y población- y superando a sus pares de la región Nordeste.

No es éste sin embargo un indicador que no pueda apreciarse a diario en el crecimiento de Posadas y su comercio. En el incesante tránsito de todo tipo que puede verse por ruta nacional 12 de la capital hacia el interior de la Provincia. Omnibus y camiones superan largamente la circulación de vehículos particulares.
Puede verificarse también en el crecimiento exponencial del servicio de salud pública, estatal. Hospitales, partiendo del Escuela doctor Ramón Madariaga, pasando por los de niveles I, II y III. La incorporación de cirugía robótica, la alta complejidad otorgada al Hospital de Pediatría, que lo ha transformado en referente regional, léase Nordeste y países limítrofes, comportan otras evidencias de ese crecimiento.
“Ver Posadas, es advertir crecimiento y desarrollo” que no se ven en otras ciudades del Nordeste. Lo admiten los propios correntinos, chaqueños, que visitan Posadas. Aluden a las transformaciones operadas con las inversiones de Yacyretá, la valorización de las tierras en la capital y en las vecinas Garupá y Candelaria. 
Ver circular las ambulancias de la Red Provincial de Traslados, lleva a muchos olvidar que apenas unos años atrás había una total orfandad en la asistencia. El servicio entonces estaba en manos privadas y era de una alta ineficiencia, al punto que la crónica periodística lo citaba a diario.
Ahora bien. Todos los recursos que maneja el Estado tienen un origen principal: la recaudación tributaria. Sin impuestos no hay distribución de la riqueza ni orientación del desarrollo en procura de una sociedad de iguales. “No quiero para mi provincia el modelo de las provincias que no tienen impuestos y donde la pobreza estructural es un mal endémico” reflexionaba un observador a propósito de las reiteradas quejas por supuestas “presiones” tributarias de las que dan cuenta algunas entidades.
Tras la flexibilización cambiaria –pedida por todos- en Iguazú se habló de la mayor afluencia de compradores paraguayos, que arrasaban con productos de las góndolas. En Posadas hubo silencio. Pero sólo en los medios porque las combis con patente del vecino país hacían largas colas en el segundo centro comercial constituido en el área vecina al puente San Roque González de Santa Cruz. Mientras en los supermercados “le dan un premio al que encuentre el aceite preferido o la harina que compraba habitualmente”.
En el padrón de comercio hay inscriptos 9.000 contribuyentes. En el 2008 eran 6.500. Hubo campañas municipales para ordenar ese centro comercial espontáneo de la avenida Mitre donde se vendía aceite junto al cemento. Ordenar y blanquear. Recuperar la actividad para la formalidad, que es otra forma de combatir la competencia desleal. Se ha logrado en gran medida. Hay un cumplimiento de la tasa de comercio del orden del 80 por ciento.
Tal vez los esfuerzos de los dirigentes del sector darían mayores frutos si se enfocaran en esa dirección. Una economía formal beneficia a todos, porque también se ha incrementado el consumo a pasos agigantados. Una evidencia ulterior es el consumo eléctrico, que igualmente ha crecido en forma exponencial: se ha triplicado la demanda. Ha requerido inversiones en transformadores, líneas de distribución y transmisión. Todo proviene de los impuestos. Hasta los sueldos de los empleados del Estado que mueven el comercio en Posadas, de manera pronunciada el último día hábil de cada mes. Como lo mueven en las ciudades del interior. Donde los planes sociales hacen de los beneficiarios, consumidores y donde los productores primarios ofrecen alimentos en las ferias francas.
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas