SEGUINOS

POSADAS

Misiones salió de la ruta de trata de personas y tráfico de niños

Fue producto del trabajo llevado adelante para erradicar el flagelo, desde el Ministerio de Derechos Humanos y con la colaboración de las fuerzas de seguridad provincial y nacionales. En su informe de tres años de acción la cartera humanitaria informó del rescate de 174 mujeres. La mayoría de las víctimas eran mayores de edad y fueron llevadas secuestradas o por engaños, dice el informe del Ministerio de Derechos Humanos de la Provincia. Se las contiene en casas refugio y se las asiste psicológicamente y con recursos. Buscan endurecer las penas para los tratantes. En el 66 por ciento de los casos atendidos por Derechos Humanos, las víctimas rescatadas eran mayores de edad, y el 34 por ciento restante son menores de edad. Entre trece y quince años, hubo tres víctimas rescatadas, entre 16 y 18, diez casos y de 19 en adelante, 28, alcanzando a un 66 por ciento.

El informe



Misiones es la única provincia que cuenta con un Ministerio de Derechos Humanos en el país y una de sus principales metas es la lucha contra la trata de personas desde una perspectiva integral con foco en la prevención y sensibilización, la capacitación y la asistencia permanente a las víctimas.



La problemática de la trata de personas y el tráfico con fines de explotación sexual es un flagelo que tiene a Misiones como una de las provincias más afectadas de la Argentina, al igual que es zona de tránsito para mujeres y niños de Paraguay o Brasil que son llevados a la fuerza por las extensas fronteras provinciales. Por eso, se decidió encarar la problemática con un ministerio específico y, desde 2009, el Ministerio de Derechos Humanos logró rescatar a 174 mujeres de la trata de personas, a la vez que se realizaron tres juicios orales con sentencia y seis juicios abreviados a los responsables de la explotación que fueron detenidos en diversos procedimientos realizados en conjunto con otros ministerios y organismos, la Policía de Misiones o fuerzas federales como Gendarmería o Prefectura Naval Argentina.



El departamento de Trata y Tráfico de Personas conformó un equipo de asistencia y contención a las víctimas que participa en los allanamientos, brinda alojamiento a los rescatados en albergues o casas refugio, además de asistencia y contención psicológica in situ y controles médicos.
También se encarga de la elaboración de informes psicológicos y medioambientales para los juzgados que intervienen en las causas y acompaña a las víctimas a las entrevistas, o restitución a sus familias y lugares de origen. Finalmente hace un seguimiento de las causas judiciales y la articulación del seguimiento psicológico y asistencia social con los municipios.



“Misiones cumple el “Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente mujeres y niños” conocido como Protocolo de Palermo, que deriva de la “Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional. Ambas establecen como obligación de los Estados el cumplimiento de acciones con el fin de prevenir, sensibilizar y capacitar a todo el recurso humano, cumplir la ley respecto a la contención de las victimas y reparar el daño producido por el delito de Trata de Personas, restaurando derechos humanos vulnerados.



Misiones, con todo su gobierno atravesado por el concepto de protección social en el marco de los derechos humanos ha iniciado este ancho, largo y escarpado camino de cumplir con su obligación de proteger los derechos de las personas”, precisa el titular de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta.



Rutas y proveedores



Misiones es proveedora y a la vez ruta de chicos para la prostitución infantil o trata de personas. Pero la fuerte presencia del Estado en los últimos años logró reducir el número de casos y obligó a los tratantes a modificar sus rutas o modus operandi. En 2008 se rescataron a 22 víctimas y se comenzó con la capacitación y sensibilización, especialmente con los jóvenes. Ese mismo año se inauguró una casa Refugio en Garupá y se comenzó con la articulación con fuerzas de seguridad.



En 2009 hubo 74 víctimas rescatadas y se sensibilizó a 4.500 personas con distintos cursos y acciones. También hubo una gran difusión de la problemática a través del cortometraje Nina, del cuál el ministerio de Derechos Humanos fue auspiciante.



En 2010 hubo 35 víctimas rescatadas y se inauguraron refugios en el Alto Paraná y en la Zona Centro.
Ese año también se llevaron adelante los tres primeros juicios por trata de personas, con penas de diez a quince años para los culpables de la explotación sexual o sus entregadores. Desde la sanción de la ley 26.364, la Justicia Federal de Misiones realizó nueve juicios, de los cuáles tres fueron orales con sentencia y seis abreviados. Varias mujeres tienen ahora identidad reservada en los programas de Protección de Testigos.



El año pasado se rescató a 44 víctimas de las cuáles tres resultaron ser fugas de hogar de las 41 restantes, 18 eran misioneras, doce paraguayas, tres salteñas, seis correntinas, una santafesina y una entrerriana. A las casas refugio de Garupá, Eldorado y Oberá, se sumó la de Posadas.
Hubo casos en que la recuperación fue efectiva en un ciento por ciento e incluso, rescatadas que ahora colaboran en los refugios para cuidar a otras víctimas. Algunas mujeres vuelven a sus casas y se les hace un seguimiento.



 



Las edades y los lugares de procedencia



En el 66 por ciento de los casos atendidos por Derechos Humanos, las víctimas rescatadas eran mayores de edad, y el 34 por ciento restante son menores de edad.



Entre trece y quince años, hubo tres víctimas rescatadas, entre 16 y 18, diez casos y de 19 en adelante, 28, alcanzando a un 66 por ciento.



De las 41 víctimas rescatadas durante el año pasado, 18 eran de Misiones, once de otras provincias y doce de otros países. El 47% de los casos se trata de víctimas oriundas de la provincia de Misiones, específicamente de las localidades de San Pedro, Eldorado, San Vicente, Jardín América y Posadas, seguidas de un 27% de origen paraguayo.



El 55% de los rescates se realizaron en allanamientos en bares, pooles, wiskerías, etc.
En este año han aumentado los casos de rescates en etapa de traslado registrándose un total de 16, lo cual significa que las fuerzas de seguridad y controles de rutas, actúan antes de que la potencial víctima llegue a lugar de explotación.



Cabe señalar que se observa un aumento de casos en relación a las cifras de años anteriores, 2009 con 12, 2010 con 11 casos de rescates en traslado.



Buscan endurecer las penas



La aprobación de los cambios a la Ley de Trata de Personas en el Senado alta tuvo lugar en la sesión del 31 de agosto del año pasado.



Además de imponer una nueva definición del delito en cuestión, el dictamen logrado en aquella oportunidad elimina “el consentimiento de la víctima” como causa para eximir de responsabilidad penal al autor del delito.



El proyecto, que en general fue votado de manera unánime por 59 senadores, y que debe aún ser sancionado por Diputados, fue debatido durante cinco meses por la Comisión de Justicia de la Cámara alta.



Además, la propuesta tiende a crear organismos nacionales para facilitar la búsqueda, asistencia y reparación del daño a las víctimas, y deja en claro que las víctimas también tendrán derecho, entre otras cosas, a recibir “asesoramiento legal y patrocinio jurídico gratuito”, “asistencia psicológica y médica gratuitas”, “capacitación laboral y ayuda en la búsqueda de empleo”, y “protección frente a toda posible represalia contra su persona o su familia, pudiéndose incorporar al Programa Nacional de Protección de Testigos”.




El trabajo de contención



Además de encabezar los operativos para rescatar a las posibles víctimas de Trata, en el ministerio de Derechos Humanos se creó un área específica para la contención de las rescatadas que cuenta con trabajadoras sociales y psicólogos. En las casas refugio se les brinda contención psicológica en la búsqueda de reintegrarlas a sus hogares o darles capacitación para que se inserten en el mundo laboral. Así, varias víctimas trabajan hoy en casas de familia y se capacitan para poder hacerlo en fábricas o empresas que se vinculan con el organismo. Se les enseña oficios y pronto tendrán herramientas como máquinas de coser.



También el grupo Armonía colabora con la contención psicológica a las víctimas.



 



La vinculación con la fundación María de los Ángeles



El juicio por la desaparición de Marita Verón revela los pormenores del aberrante mundo de la explotación sexual y sus vínculos que permiten muchas veces la impunidad de quienes se enriquecen con la trata de personas. En el proceso judicial que se lleva adelante en Tucumán, para determinar las penas a los presuntos captadores de  Marita Verón, que tiene a su madre Susana Trimarco como principal impulsora, se pudo conocer el relato de una mujer misionera que logró escapar de las redes de trata después de ocho años. Se trata de Andrea Darrosa, una joven cuya familia vive en la frontera con Brasil que le dio esperanzas a Trimarco de que su hija podría estar viva



“A ella la encontramos cuando fuimos a allanar los prostíbulos de Raúl Pierri, otro atorrante que cuando empezamos a ir a La Rioja venía a verme al hotel y me decía que sabía que a Marita la tenía la Medina, que él tenía chicas, pero que estaban todas por su propia voluntad. Otro santito que después resultó que tenía a Andrea Darrosa. Yo me la llevé a mi casa para que pueda buscar a su familia porque esa chica hacía ocho años que estaba cautiva, no sabía cómo comunicarse con sus padres que vivían en Misiones, en la frontera con Brasil, el padre hablaba más portugués que castellano.



La carita de Andrea estaba en los sachets de leche de Brasil –como parte de una campaña para buscar niños y niñas desaparecidos– porque como estaban tan cerca creían que la habían llevado para allá. Andrea tenía problemas pulmonares por una costilla rota por los golpes y un balazo en la pierna de una vez que le dijeron que si se quería ir que corriera y cuando corrió, le dispararon.
Ella también la vió a Marita. Fue muy emocionante cuando, a través de Gendarmería, pudo hablar con su padre, porque ella ya creía que había perdido todo y que no había a quien pedir auxilio. Andrea, cuando Gendarmería la llevó a su pueblo, se me colgó del cuello y me dijo que busque a mi hija porque si ella estuvo ocho años ahí adentro, mi hija tenía que estar viva”, relató Trimarco en el juicio.



La fundación que encabeza Trimarco, María de los Ángeles tiene vínculos con el ministerio de Derechos Humanos y Norma Sawicz, subsecretaria de Igualdad de Oportunidades, compartió varios foros con ella para capacitación sobre la lucha contra la trata.



Asimismo, miembros de la fundación María de los Ángeles vinieron a Misiones a capacitar a las fuerzas de seguridad.



 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas