SEGUINOS

POSADAS

Misiones se anticipó a defensa de recursos y mayor institucionalidad

Nuevamente Misiones fue vanguardia en la defensa de sus recursos naturales. Cuestión que queda evidenciada en el actual contexto de las demandas de las Provincias productoras de hidrocarburos, alguna de las cuales no sólo han recortado la participación de Repsol YPF en sus territorios, sino también ha previsto la constitución de una empresa estatal provincial para explotarlos. Igualmente fue vanguardia cuando adoptó su Digesto Legislativo, concretando la iniciativa antes que la Nación. Además formalizó la Cámara de Representantes un acuerdo con el Poder Judicial para avanzar en la reforma de sus Códigos Civil y Penal, anticipándose de igual modo a la reforma del Civil ahora anunciada por la Corte Suprema y la presidenta Cristina de Kirchner

Acaso sea oportuna la ocasión, entonces, para volver a insistir con la ejecución de leyes aprobadas por unanimidad por el Parlamento misionero e injustamente “frenadas” por una Suprema Corte de Justicia que suele actuar con celeridad cuando se trata de poderes económicos –corporativos o empresariales-.

Porque, por ejemplo, Misiones no pediría subsidios para el traspaso a la Provincia del Parque Nacional Iguazú, como hace el gobierno macrista de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tampoco será necesario distraer al Congreso de la Nación en la confección de una ley de traspaso, dado que la reformada Constitución nacional del 94 asegura a las Provincias la administración de sus recursos.

Hace unos años, por iniciativa del presidente de la Legislatura Carlos Rovira, se aprobó la creación del Parque Fluvial del río Iguazú, que, en rigor, no afecta al Parque nacional, porque habla del río y el dominio costero. No obstante, la Administración de Parques Nacionales se opuso (¿?) y presentó un reclamo ante la Suprema Corte de Justicia, al que se hizo lugar en tanto se analiza el fondo de la cuestión.

Ahora, entonces, sería más que oportuno volver sobre la ley provincial, reclamar lo que corresponde a Misiones y tal vez extender el dominio, como en verdad cabe, al predio de Parques Nacionales, donde además no está permitida la venta de Agua de las Misiones, porque tiene “exclusividad” una multinacional para vender la que produce. Ya es demasiado, es como que dentro del territorio provincial hubiera un enclave extranjero. Parece llegado el tiempo de ponerle fin.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas