SEGUINOS

Misiones en Baires

MISIONES: TRAS UNA INVESTIGACIÓN DE LA AFIP, DICTAN EL PROCESAMIENTO CON PRISIÓN PREVENTIVA Al JEFE DE UNA ASOCIACIÓN ILÍCITA FISCAL QUE AYUDÓ A EVADIR MÁS DE 70 MILLONES AL FISCO

A partir de una extensa investigación de la AFIP, la Justicia Federal de Posadas dictó el procesamiento con prisión preventiva al Contador Público Rubén Eduardo Kuhlmann, por ser el jefe de una asociación ilícita fiscal que ayudó a evadir más de 70 millones de pesos al fisco. A pesar de la medida, Kuhlmann está prófugo y tiene prohibido salir del país.

Además, la conjuez Dra. Alba Larraburu les trabó un embargo de 10 millones de pesos a la banda y dictó el procesamiento sin prisión preventiva del abogado Hugo Lesiuk; de los contadores Adriana Minoura, Nancy Rodríguez, Raúl Kuhlmann y Rolando Ranzoni y también de Norma Trzcinski, Mauricio Arias y Gustavo S. Komatsu. Todos sindicados como responsables del delito de asociación ilícita fiscal.
Rubén Eduardo Kuhlmann lideraba una organización – Consultora Centro- dedicada a facilitar la evasión tributaria de terceras personas a través de la creación de empresas fantasmas, utilización de prestanombres, documentación apócrifa, simulación de empleados y cesiones permanentes de socios.
La AFIP detectó que las firmas “de cartón” generaron comprobantes apócrifos para que las empresas usuarias omitieran declarar ventas al fisco por 300 millones de pesos.

¿Cómo se genera la evasión?
La creación de sociedades que sólo son un sello permite simular operaciones de compraventa y así generar crédito fiscal a favor de las empresas.
Las firmas operaban como proveedoras y trasladaban a los empleados de una compañía a otra en forma permanente, simulando así la apariencia de una empresa en marcha.
Las operaciones se cancelaban con cheques emitidos por alguna de las firmas involucradas y se descontaban en financieras creadas por el grupo investigado a un tipo de interés irrisorio.
En un mismo lugar se fijaba el domicilio fiscal de diversas empresas apócrifas. Por ejemplo, la dirección particular de uno de los integrantes de la asociación ilícita –ubicado en la ciudad de Oberá- era utilizada por 13 personas físicas y jurídicas.
Se detectaron innumerables modelos de mutuo o reconocimiento de deuda, utilizados por los contribuyentes para deducir incorrectamente gastos en las declaraciones juradas, tal como un contrato de “Reconocimiento de Deuda” con opción de aporte irrevocable entre las firma involucradas por la suma de 1.050.000 dólares, instrumento que fue confeccionado con la única intención de ser utilizado durante la fiscalización que se estaba llevando a cabo a una de las firmas.

La investigación
La causa se inició en febrero del 2013, luego de una denuncia de la AFIP ante el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional de Posadas, por presunta comisión del delito de asociación ilícita fiscal de una organización compuesta por profesionales.
En el curso de la investigación, la cual inició el Juez Federal Ramón Claudio Chávez y la continuó en febrero de este año la Dra. Alba Larraburu (Conjuez) y el secretario Dr. Juan Andrés Acasuso, dispusieron 22 allanamientos a domicilios reales, fiscales y legales de las personas involucradas y se secuestró documentación relevante para la causa. Asimismo, se estableció el secuestro de libros de protocolo de dos escribanías de la ciudad de Oberá.
También se tomaron 15 declaraciones indagatorias, a distintos profesionales, por el delito de asociación ilícita fiscal -art. 15 inc. c) Ley 24.769-, y varias audiencias testimoniales.

¿Cómo era la maniobra?
Se trata de una asociación ilícita compuesta por más de 30 empresas fantasmas que simulaban prestar servicios inmobiliarios, financieros, de salud, seguridad y asesoramiento jurídico contable con el fin de evadir impuestos.
En esta causa se investiga la actuación de un grupo de profesionales de la zona centro de la provincia de Misiones que ofrece servicios a terceros entre los cuales se puede mencionar: creación de empresas apócrifas; creación de documentación falsa; utilización de prestanombres; utilización de cheques de manera cruzada; simulación de relaciones laborales; utilización indebida de exenciones impositivas; falsificación de sellos y firmas; estafas procesales en procesos ejecutivos; maniobras con obras sociales; maniobras de lavado de dinero.
Además confeccionaban y certificaban estados contables falsos, procesos concursales y quiebras fraudulentas, facilitación en el intercambio de cheques a los contribuyentes a efectos de eludir los controles financieros, entre otros delitos.
La AFIP detectó que las firmas “de cartón” generaron comprobantes apócrifos para que las empresas usuarias omitieran declarar ventas al fisco por 300 millones de pesos, permitiendo una evasión superior a los 70 millones de pesos en la ciudad de Oberá, provincia de Misiones.
Kuhlmann, a través de la Consultora Centro, fue el principal asesor de la Familia Klimiuk, integrada por el padre, Vicente Klimiuk y sus cuatro hijos, Félix, Miriam, Cristian y Renso.
El Clan Klimiuk operaba básicamente sobre 5 empresas: Klimiuk Hnos; El Trébol SRL; Koniczyna SRL; Yerbatera Don Máximo SRL y la Cooperativa Yerbatera y Tealera Los Precursores LTDA.
Sobre todas ellas, las investigaciones de la AFIP establecieron que ninguna posee bienes que acrediten la actividad que realizan, no tienen la cantidad de empleados suficientes para el volumen de operaciones que declaran, no hay vinculación entre compras y ventas que realizan y presentan reiterados incumplimientos fiscales.

El ardid más común…
En la investigación se detectó también la existencia de firmas que no tenían operatoria comercial y que no registraban acreditaciones bancarias, pero poseían un importante número de vehículos o propiedades, por lo que se solicitó que también se investigue el delito de lavado de activos.
Otra de las modalidades detectadas fue la utilización en calidad de prestanombres de personas mayores de 70 años, en su mayoría familiares de los involucrados, con la finalidad de eludir responsabilidades penales.
Para la habilitación de las sociedades crearon, además, un grupo de inmobiliarias que confeccionaban los contratos de locación, utilizando en muchos casos los mismos domicilios (propiedad del grupo) que eran alquilados a distintos contribuyentes casi en forma simultánea. Dentro de los “servicios” que brindaban al contribuyente se detectó también, el descuento de cheques a través de algunas financieras con el objeto de que el Fisco no pueda reconstruir el circuito económico de pagos.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas