SEGUINOS

POSADAS

Monitorean Iguazú tras el hallazgo de un centenar de ejemplares de caracoles africanos

El Servicio Nacional de Sanidad Animal, en conjunto con el Museo de La Plata y el Departamento de  Zoonosis de Puerto Iguazú lleva a cabo en los barrios Ribera del Paraná y Villa Nueva una campaña de monitoreo y control de caracoles africanos. Hasta el momento se hallaron más de 100 ejemplares. Por ello el ingeniero agrónomo Guillermo Gaudio, del Senasa,  alertó a la población e insistió en que los vecinos que hallen esa especie comuniquen  inmediatamente al organismo puespuede transmitir un parásito perjudicial para la salud humana a través de su baba.

A través de un programa interinstitucional de Monitoreo y Control  se busca detectar a los Caracoles Africanos provenientes del país vecino, Brasil, y que en el último año ha sido detectado en dos barrios de la Ciudad de las Cataratas.



“Estamos evaluando estrategias  para erradicar esta plaga, la verdad que la zona en la que está presente y las características fisiológicas de reproducción hacen esto muy  difícil, tengan en cuenta que es un Caracol hermafrodita o sea que puede poner un montón de huevos, además que son muy pequeños y son difíciles de detectar”, remarcó el referente a Radio Yguazú.
 
El Caracol Africano puede transmitir un parásito perjudicial para la salud humana a través de su baba, por ello se recomienda no tocarlos, o hacerlo con protección, el caso es de alerta sanitaria debido a que dicho animal ocasiona enfermedades como meningitis, perforaciones intestinales, peritonitis y hemorragias abdominales.
 
 
La especie, originaria de África, es conocida como caracol gigante africano y tiene por nombre científico Achatina Fulica.



El Caracol posee hábitos nocturnos,pero puede ser visualizado en el día, especialmente cuando llueve, pues sale de sus áreas en búsqueda de refugios.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas